post

Nuestros suelos y su “olvidada” degradación

Naciones Unidas ha declarado 2015 como Año Internacional de los Suelos, queriendo hacer así una llamada de atención para cuidarlos y alertar sobre su degradación, la cual se ha ido acelerando desde la Revolución Industrial.

Todos sabemos que el suelo es la capa más superficial de la tierra pero es en su parte superior, en sus primeros 30 centímetros, donde se encuentra la zona fértil que dispone de materia orgánica y donde se desarrollan la mayor parte de los procesos biogeoquímicos. Del suelo proceden casi la totalidad de los alimentos y alberga más del 25% de la biodiversidad, algo de lo que la mayor parte de la gente no es realmente consciente. Por ello, el suelo no ha sido casi nunca considerado con la importancia que se le debería otorgar.

El diario ABC, en su suplemento del pasado viernes 11 de septiembre “ABC Natural”, editó un reportaje en el que incluía unas declaraciones de D. Jaime Porta Casanellas, Presidente de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo (SECS) y Catedrático emérito de la ETSEA de Lérida, en el que rotundamente declaraba que “los mapas de suelos que actualmente hay en España sirven para colgar en la pared, pero no para planificar”.  A nivel estatal tenemos el mapa de escala 1/250.000 que no está ni actualizado, mientras que en el resto de Europa la mitad de los países tienen mapas de suelos a escala 1/50.000, e incluso Bélgica y Holanda los tienen a 1/25.000. Esta situación revela que  los suelos son un gran olvidado en nuestro país, y resulta importante saber qué tipo de suelos hay en cada lugar y en qué condiciones, y más en un país como el nuestro con tal cantidad de diversidad de suelos, explica Jorge Mataix del Grupo de Edafología Ambiental de la Universidad Miguel Hernández. En España no hemos avanzado básicamente por una cuestión económica, ya que obtener la información de los suelos es un proceso caro y lento.

El profesor Porta cree que hay que acabar con lo que llama la “permisividad silenciosa frente a la degradación de los suelos” . Por ello, desde la SECS trabajan para reforzar la importancia del suelo y, al igual que hay mapas geológicos y de recursos minerales, es muy importante contar con una buena cartografía de suelos, por lo que reclaman una partida para el fomento de esta información en los Presupuestos Generales del Estado.

La degradación y mineralización del suelo supone una importantísima pérdida de nuestros recursos. La degradación acelera la erosión, la pérdida de nutrientes y su capacidad de reserva de carbono. Según la FAO, el 33% de los suelos del mundo están degradados y cada año se va perdiendo progresivamente una importante extensión de superficie. Es hora de llamar la atención para que se establezcan medidas de planificación y corrección cuanto antes; de otro modo, el problema actual podrá tomar dimensiones que serán muy difíciles de abordar en el futuro.

One thought on “Nuestros suelos y su “olvidada” degradación

  1. Pingback: El suelo del mundo, cartografiado como sumidero de carbono más grande de la tierra | ANIADE – Asociación de Ingenieros Agrónomos del Estado

Comments are closed.