post

Calidad dual

Se ha denomidado “calidad dual” al suceso de que, bajo una misma marca, mismo precio y nombre comercial, el producto que se vende (un pastelito, una tarrina o un refresco) presente distinta composición dependiendo de que dicho producto se destine a un mercado o a otro. Un mismo refresco vendido en Alemania está endulzado con sacarosa, por ejemplo y ese mismo producto contiene edulcorantes artificiales en el país vecino.

La cuestión de la percepción de la calidad dual de los productos, principalmente los productos alimenticios, apareció en los países de Europa central y oriental (especialmente Checo-Eslovaquia y Hungría), países que están cerca de los mercados de Alemania y Austria y los consumidores  tienen fácil la posibilidad de comparación (también en Bélgica es posible porque al parecer es un mercado “de pruebas” para los productos que se venden en el continente).   Esta cuestión surgió inicialmente después de la ampliación de 2004, pero como las diferencias persisten el asunto “ha renacido”. En el Parlamento Europeo los diputados están, en este momento,  proponiendo preguntas a la Comisión.

1024px-Reunión_con_Vicepresidenta_de_la_Comisión_Europea_y_Alta_Representante_para_la_Política_Exterior_y_de_Seguridad_de_la_UE_(6856

Edificio Berlamont, de la Comisión Europea

Los ministros de agricultura de algunos países, como Hungría han hecho declaraciones argumentando que  consideran inadmisible “que algunas compañías consideren a las personas del centro y este de Europa  como ciudadanos de segunda clase y éstos tienen el derecho a adquirir productos de la misma calidad” . Éstos han solicitado a las instituciones europeas que impulsen la adopción de una regulación al respecto.

Entre las instituciones europeas, el tema es muy discutido, ya que, al ser un asunto horizontal no está claro en quién debe recaer la responsabilidad. En asuntos de mercado interior, el comisario de  “GROW” puede tener una competencia parcial por las cuestiones relacionadas con la unidad de mercado, el comisario de “SANTE”  sobre seguridad de los alimentos (pero en realidad los alimentos son seguros, independientemente  de su composición) y la comisaria de justicia “JUST” en el ámbito de consumidores (un trato justo e igualitario). En este momento, en la Comisión Europea  hay un consenso entre comisarios para que JUST lo lidere. Sin embargo, sólo se puede decir, desde las competencias que actualmente tiene esta comisaria, que, desde el punto de vista de la  legislación del consumidor, todo está bien.

La cuestión ha continuado apareciendo y ahora la Comisión Europea siente que realmente necesita hacer algo. Mientras que GROW y SANTE siguen siendo reticentes, ya que legalmente no hay mucho que hacer, la presión política sigue siendo importante. El 6 de marzo, el tema se debatió también en el ámbito del Consejo de Agricultura y Pesca, aunque no es un tema únicamente relacionado con la composición de los alimentos, ya que también otros productos, como es el caso de detergentes vendidos con famosas marcas comerciales, tienen distinta composición, por ejemplo en España.

Después de que los estudios que se han llevado a cabo han confirmado que existen diferencias importantes de composición y calidad entre los productos de la misma marca y con el mismo embalaje y mismo precio, en el Parlamento Europeo varios parlamentarios han levantado la voz sobre si es aceptable jurídicamente que se utilice la misma marca comercial para ofrecer a los consumidores productos de diferente calidad en su composición básica, induciéndoles a error.

La estrategia, por ahora, es hacer conocedor al consumidor de lo que está pasando para que tenga la capacidad de elegir y comparar, ya que la cuestión de impulsar una iniciativa legislativa  no es tarea fácil. En cualquier caso, puede ser un nuevo reto para nosotros, los agrónomos, que hemos sido promotores en el ámbito alimentario de una calidad diferencia e independiente de los criterios sanitarios básicos, lo cual someto a vuestra reflexión.

Mónica Martínez Castañeda.

European Commission

Cabinet of Commissioner Věra Jourová

Justice, Consumers and Gender Equality

post

Estibadores vs Agrónomos

El diario “La Razón” publicó el 14 de marzo la carta “Estibadores vs Veterinarios” de D. José Luis Gardón. Agradecemos su interés y esfuerzo por hacer visibles a los funcionarios destinados en puertos que dependen funcionalmente del MAPAMA.

Por su aplicabilidad a los ingenieros agrónomos del Estado destinados como inspectores de sanidad vegetal en puertos, la reproducimos a continuación. 

Sustitúyase veterinario por agrónomo, añádase la imposibilidad de éstos últimos de participar en los concursos de personal y téngase en cuenta el creciente volumen de mercancías vegetales que se importan y exportan por nuestros puertos (algunos como el de Algeciras, por ejemplo, sencillamente colapsaría con sólo medio día de huelga de sus inspectores de sanidad vegetal).

“Estibadores vs Veterinarios”

El conflicto de los estibadores choca con la postura de los veterinarios funcionarios destinados en los puertos españoles. Los veterinarios destinados en los puertos españoles llevan años siendo despreciados por los sucesivos gobiernos. Ni una sola de sus reivindicaciones – carrera profesional, conciliación familiar, complementos, jornadas laborales- ha sido atendida. La cualificación de los veterinarios destinados en los puestos de inspección fronterizos es superior que la de los estibadores. Sin embargo, los veterinarios están peor pagados y considerados. Los estibadores tienen pluses de jornada, de penosidad, de toxicidad y peligrosidad. Pues bien, todos esos pluses son perfectamente aplicables a los veterinarios, que siguen sirviendo en los puertos sin amenazas de huelga. Parar los puertos es algo muy grave, y los veterinarios funcionarios dan un gran ejemplo, pese a que los sucesivos gobiernos ni tan siquiera contestan a sus cartas.

José Luis Gardón. 14/03/2017.