post

El covid causaría más muertes por inanición que por infección

Hasta 132 millones más personas de las proyectadas anteriormente podrían pasar hambre en 2020, y el incremento de este año puede ser más del triple de cualquier aumento de este siglo. La pandemia está volcando las cadenas de suministro de alimentos, paralizando las economías y erosionando el poder adquisitivo de los consumidores. Algunas proyecciones muestran que para fin de año, el covid-19 causará que más personas mueran cada día por hambre que por infecciones de virus.

Leer más

¿Qué hace que la situación sea incomparable? El repunte masivo está ocurriendo en un momento de enormes excedentes alimentarios mundiales. Y está sucediendo en todas partes del mundo, con nuevos niveles de inseguridad alimentaria pronosticados para países que solían tener una estabilidad relativa.

En Queens, Nueva York, las filas serpenteantes alrededor de un banco de alimentos duran ocho horas, y la gente espera una caja de suministros que podría durar una semana, mientras los agricultores de California aran lechugas y la fruta se pudre en los árboles en Washington. En Uganda, los plátanos y los tomates se están acumulando en los mercados al aire libre, e incluso los precios casi regalados no son lo suficientemente bajos para los compradores sin trabajo. Suministros de arroz y carne quedaron flotando en los puertos a principios de este año tras atascos logísticos en Filipinas, China y Nigeria. Y en América del Sur, Venezuela se tambalea al borde de la hambruna.

“Veremos las cicatrices de esta crisis durante generaciones”, asegura Mariana Chilton, directora de Center for Hunger-Free Communities de la Universidad de Drexel. “En 2120, seguiremos hablando de esta crisis”.

Para final de año, hasta 12.000 personas podrían morir al día de hambre relacionada con covid-19, potencialmente más que las que mueren por el virus en sí, estima la organización benéfica Oxfam International. Eso se calcula con base en un aumento de más del 80% para aquellos que enfrentan un nivel de hambre de crisis. A nivel mundial, las muertes por infecciones de coronavirus han superado las 846.000.

grafico-hambre-covid

El covid-19 ha expuesto algunas de las desigualdades más profundas del mundo. También es una fuerza determinante en quién come y quién no, lo que subraya las divisiones sociales globales, ya que los más ricos siguen disfrutando de un ritmo vertiginoso de acumulación de riqueza. Millones de personas se han quedado sin trabajo y no tienen suficiente dinero para alimentar a sus familias, a pesar de los billones en estímulos gubernamentales que han ayudado a llevar las acciones globales a máximos históricos.

Además del malestar económico, los confinamientos y las cadenas de suministro rotas también han creado un problema grave para la distribución de alimentos. El repentino cambio de no comer en restaurantes –que en lugares como EE.UU. solía representar más de la mitad de las comidas– significa que los agricultores han estado tirando leche y rompiendo huevos, sin un medio fácil de redirigir su producción a las tiendas de comestibles o a los necesitados.

Don Cameron de Terranova Ranch en California recibió un golpe de aproximadamente US$55.000 este año en su cosecha de repollo. Casi la mitad de la pérdida, US$24.000, se debió a que Cameron decidió donar a los bancos de alimentos locales después de que se agotara la demanda de sus clientes habituales. Tuvo que pagar la mano de obra necesaria para realizar la cosecha y la carga de camiones. Incluso necesitaba cubrir el costo de algunos contenedores y palés para mover los suministros. Habría sido mucho más barato dejar que las cosechas se pudrieran en el campo.

“Sabemos que otras partes del país necesitan lo que tenemos aquí. Pero la infraestructura no se ha configurado, hasta donde yo sé, para permitir eso. Hay momentos en los que hay comida disponible y es por logística que no encuentra un hogar”, dice Cameron, quien de todas formas terminó destruyendo unas 50.000 toneladas de la cosecha, ya que los bancos de alimentos cercanos “solo pueden aceptar cierta cantidad de repollo”.

Los pronósticos iniciales de Naciones Unidas muestran que, en el peor de los casos, alrededor de una décima parte de la población mundial no tendrá suficiente para comer este año. El impacto irá más allá del hambre, ya que es probable que millones más experimenten otras formas de inseguridad alimentaria, incluida la imposibilidad de pagar una dieta saludable, lo que puede provocar desnutrición y obesidad.

Los efectos serán duraderos. Incluso en sus mejores proyecciones, la ONU espera que el hambre sea mayor durante la próxima década de lo previsto antes de la pandemia. Para 2030, la cantidad de personas desnutridas podría llegar a 909 millones, en comparación con un escenario anterior al covid de aproximadamente 841 millones.

La crisis actual es una de las “épocas más raras” con limitaciones tanto físicas como económicas para acceder a los alimentos, afirma Arif Husain, economista jefe del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU.

Las proyecciones de un aumento de la desnutrición también tienen un gran costo humano. Puede debilitar el sistema inmunológico, limitar la movilidad e incluso afectar el funcionamiento del cerebro. Los niños que experimentan desnutrición a una edad temprana pueden ver su impacto hasta la edad adulta.

“Incluso las formas más leves de inseguridad alimentaria tienen consecuencias para toda la vida”, dice Chilton de Center for Hunger-Free Communities. Los problemas con el desarrollo físico y cognitivo de niños y adolescentes pueden obstaculizar las posibilidades de permanecer en la escuela o conseguir un trabajo, lo que perpetúa un ciclo de pobreza.

Los programas gubernamentales, las organizaciones benéficas alimentarias y las organizaciones de ayuda se han movilizado en todo el mundo, pero la necesidad supera con creces su alcance. Solo el grupo de ayuda del PMA de la ONU necesita un récord de US$13.000 millones para el año para entregar alimentos en 83 países, y al comienzo del segundo semestre enfrentó un déficit de US$4.900 millones para cumplir con la meta.

El hambre puede provocar cambios sísmicos en el panorama político. Desde los días de la Revolución Francesa, la inseguridad alimentaria ha llevado a la gente a las calles a exigir mejores condiciones. El aumento de los precios de los alimentos fue parte de la crisis económica que ayudó a impulsar las recientes protestas en Líbano, y manifestaciones por la escasez estallaron en Chile a principios de este año.

Las desigualdades profundamente arraigadas a lo largo de líneas de género y raciales también se corresponden con los impactos desproporcionados del hambre. En EE.UU., por ejemplo, los negros tienen dos veces y media más probabilidades que sus contrapartes blancas de un acceso bajo o muy bajo a suficientes alimentos para una vida activa y saludable. A nivel mundial, las mujeres tienen un 10% más de probabilidades de sufrir inseguridad alimentaria que los hombres.

“Tenemos que asegurarnos de que estamos abordando la desigualdad de género; si la comunidad internacional no lo hace, no lograremos evitar lo peor de la crisis del hambre”, afirma Tonya Rawe, directora del grupo de defensa y alivio del hambre Care.

Los datos de la ONU muestran que en todo el mundo hay calorías más que suficientes disponibles para satisfacer las necesidades de cada individuo. Pero incluso en EE.UU., el país más rico del mundo, casi el 2% de la población, o más de 5 millones de personas, no pueden pagar una dieta saludable (una que proteja contra todas las formas de desnutrición). Más de 3 millones de estadounidenses no pueden permitirse ni siquiera satisfacer sus necesidades básicas de energía. En India, el 78% de las personas no pueden pagar una dieta saludable, es decir, más de 1.000 millones de personas. Esas cifras ni siquiera tienen en cuenta la pandemia y sus efectos duraderos.

Los costos y la logística evitan que los excedentes de alimentos se trasladen fácilmente a áreas con carencias. Ese es el dilema que enfrentan los productores de papa en Bélgica. Cuando los congeladores se llenaron durante la pandemia, la mayoría de sus papas no eran aptas para los bancos de alimentos o las tiendas de comestibles. La principal variedad que se cultiva para satisfacer la demanda de lugares como las famosas freidoras del país se llena de manchas negras y azules después de unos pocos días, explica Romain Cools, del grupo industrial Belgapom. Las ventas a los supermercados se detuvieron rápidamente después de las quejas, y la mayor parte del excedente de 750.000 toneladas de la región se utilizó en su lugar para alimentación animal o biogás.

“Es difícil tomar el excedente de leche en Wisconsin y llevarlo a la gente en Malawi; simplemente no es realista ni práctico”, dice William Moseley, profesor de geografía en Macalester College, quien sirve en un panel mundial de seguridad alimentaria.

A pesar de los abundantes suministros, los alimentos se están volviendo más caros debido a las cadenas de suministro fallidas y las devaluaciones de la moneda. Los costos están aumentando en partes de África y el Medio Oriente y también están aumentando en los países desarrollados, dado que los europeos y los estadounidenses pagan extra para abastecer sus neveras.

Incluso dentro de los principales países productores de alimentos, nunca es un hecho poder pagar los comestibles.

América Latina, una región rica en agricultura que exporta alimentos al mundo, lidera el aumento del hambre de este año, según el PMA de la ONU.

En Brasil, un enorme programa de distribución de efectivo ha ayudado a millones y ha llevado las tasas de pobreza a mínimos históricos. Pero eso no ha satisfecho todas las necesidades. En el noreste del país, Eder Saulo de Melo trabajaba como guardia en las fiestas hasta que llegó el virus. Con los eventos suspendidos, no le han pagado en meses. Ha sido excluido del programa de efectivo de emergencia y los 130 reales (US$25) que recibe en ayuda mensual regular se destinan a las facturas de energía, agua y gas, dejando poco para alimentar a sus tres hijos. Las canastas de productos no perecederos, verduras, pan y huevos de una organización no gubernamental son el sustento principal de la familia.

“Necesitaba dejar de comprar fruta y carne”, dice. “En lugar de una rebanada de pollo, compro vísceras para hacer una sopa”.

Las estimaciones de hambre para este año tienen un “alto grado de incertidumbre”, y la devastación de la enfermedad es en gran parte desconocida, advirtió la ONU sobre sus cifras.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación comenzó a rastrear el hambre en el mundo a mediados de la década de 1970. Los datos actuales no se pueden comparar después del 2000 debido a las revisiones en la metodología, explica Carlo Cafiero, líder del equipo de estadísticas de seguridad alimentaria. Pero se pueden observar tendencias generales, y muestran que el hambre se redujo en las últimas décadas hasta que comenzó una reversión reciente en 2015, impulsada por el cambio climático y los conflictos.

Los aumentos en los últimos años no se parecen en nada a lo que se pronostica ahora; incluso el mejor de los escenarios tentativos de la ONU vería un aumento del hambre en 2020 mayor que en los últimos cinco años combinados. Y cuando se observan otros períodos notables de necesidad en el mundo, como la Gran Depresión, el nivel de excedente de alimentos que existe hoy no tiene comparación gracias al advenimiento de la agricultura moderna, que ha visto explotar los rendimientos de los cultivos.

“Es imposible mirar la situación y no pensar que tenemos un problema”, dice Nate Mook, director ejecutivo del grupo de ayuda alimentaria World Central Kitchen. “Esta pandemia realmente ha expuesto las grietas en el sistema y dónde comienza a fallar”.

Nota Original:Covid Threatens Bigger Death Toll From Starvation Than Infection

Tomado de: Infobae