post

Algunas noticias interesantes.

Desde el advenimiento de Internet no deja de oírse que los medios de comunicación han muerto. Esta afirmación suele referirse únicamente a los tradicionales, los cuales ven sus cuotas de mercado menguar de forma continuada.

La cantidad y la calidad de la producción de los nuevos medios que vienen a ocupar su lugar gracias a Internet es digna de celebrar. A continuación presentamos una recopilación de noticias interesantes aparecidas estas últimas semanas en algunos de ellos:

  1. En el magnifico blog de la Universidad del País Vasco, un buen y documentado artículo sobre el aceite de palma, y sobre su mayor (y real) problema: la deforestación asociada a su producción; producción destinada mayoritariamente a usos ya no favorecidos por la UE.
  2. Siguiendo con temas medioambientales, el INRA ha realizado un estudio que, de confirmarse, puede suponer una revolución en el uso de fertilizantes. Nos lo cuentan en agroinformación.
  3. Hay opiniones muy diversas, algunas muy enfrentadas, sobre los pagos directos. Nunca está de más leer alguna para evitar situarnos en la temida isla ideológica.
  4. Siempre leemos que el futuro ya esta aquí. Puede que a la enésima vaya la vencida. Un breve resumen con predicciones referidas a la agricultura en este enlace.
  5. ¿Tiene sentido que el regulado se autorregule? La intuición parece indicar que no. Y aunque el siguiente no es el caso, lo parece: sobre las inspecciones fitosanitarias en Holanda y la “manga ancha” con ciertas enfermedades cuarentenarias.
  6. ¿Debe penalizarse mediante un impuesto el consumo de productos agroalimentarios? ¿Es la salud pública la preocupación de los legisladores, o es simple afán recaudatorio? En el siempre interesante blog de Hay Derecho uno de sus colaboradores ha dejado bien clara su opinión.
post

El Rey Felipe VI recibe a la Junta Directiva de FEDECA

El pasado miércoles 24 de mayo Su Majestad el Rey ha recibido en audiencia en la Zarzuela a la Junta de Gobierno de FEDECA. El presidente de ANIADE estuvo presente, ya que forma parte de esta Junta de Gobierno.

En este encuentro, FEDECA ha presentado sus respetos y lealtad a la Corona, expresándole el compromiso y responsabilidad de los altos funcionarios para que la Administración preste mejores servicios al ciudadano.

FEDECA es una federación formada por casi 50 asociaciones de cuerpos superiores de la Administración del Estado, con el fin de profesionalización de la Administración sobre las bases de la igualdad, el mérito y capacidad, la mayor objetividad y respeto hacia las condiciones profesionales de los respectivos Cuerpos y Escalas, así como la integridad, el compromiso y la responsabilidad de los funcionarios.

En este sentido, FEDECA realiza distintas actuaciones y trabajos en los que ANIADE, como asociación federada, participa.

Se puede ver la noticia completa en el enlace: https://www.fedeca.es/noticias/el-rey-felipe-vi-ha-recibido-en-audiencia-en-el-palacio-de-la-zarzuela-la-junta-directiva

post

El cooperativismo agrario español o cómo huyendo de un fantasma puedes convertirte en otro (II)

Continuación de la anterior entrada.

Causas jurídico-económicas de una oportunidad perdida.

Pintábamos en la anterior entrada un retrato oscuro del cooperativismo español; y esto es así porque lo hacíamos desde la perspectiva del ideal de cooperativa, aquel por el cual, frente a la Sociedad Anónima, la Sociedad Cooperativa se erige como aquella sociedad en la que, dentro de la lógica de la economía moderna, trabajo y capital vuelven a estar vinculados para generar riqueza. Terminábamos preguntándonos si los poderes públicos habían tenido alguna responsabilidad en tal situación.

La conciencia de esta situación por parte de la Administración es innegable. A todos nos suena la machacona invocación a la necesidad de integración cooperativa para paliar la grandísima atomización del sector agrario (sólo hay que introducir en Google “atomización cooperativa” para encontrar miles de resultados que vinculan a la Administración con este tema, ya desde los 90). Su última manifestación es la Ley 13/2013 de fomento de la integración de cooperativas.  Pero quizás, los árboles no nos hayan dejado ver el bosque. La preocupación por el  tamaño empresarial ha desviado la atención del verdadero problema de las cooperativas españolas. Cada empresa requiere una dimensión adecuada al mercado en el que compite; una dimensión similar a la de sus competidoras; una dimensión que le permita negociar en condiciones de igualdad con sus proveedores y sus compradores. Pero mayor no es siempre sinónimo de mejor. El problema de las cooperativas agroalimentarias españolas no es en primer lugar el tamaño, sino su incapacidad de financiación.

Cooperativa Ganadera del Valle de los Pedroches

Cooperativa Ganadera del Valle de los Pedroches

Una cooperativa, de inicio, tiene dificultad para captar capital por  su propia naturaleza. La cooperativa nace como algo opuesto a la Sociedad Anónima, que es la máquina jurídica  perfecta para captar capital. En las sociedades anónimas, al ser el capital fijo -el socio sólo puede recuperar su valor mediante la venta de las acciones- y al depender su valor del funcionamiento de la empresa y su imagen en el mercado, el capital social puede revalorizarse, resultando atractiva la inversión por parte de inversores anónimos. Este capital fijo y creciente se usa como garantía para captar crédito.

En las cooperativas, en cambio, el capital es variable (el socio se lo lleva al irse y lo aporta al llegar), no dependiendo su valor del funcionamiento de la empresa, sino del valor de sus activos. Esto hace que no sea garantía válida para la captación de crédito. Por otro lado la financiación de las sociedades anónimas es atractiva, al permitir la ley la remuneración variable al capital. En las cooperativas esto no es posible: la remuneración es fija. Contablemente hablando, esto supone que la Sociedad Anónima cuenta con el Capital y las Reservas en el Propio, mientras que la Sociedad Cooperativa sólo cuenta con las Reservas (que suelen ser nulas en el 80 % de las cooperativas españolas como vimos en la anterior entrada). A esto hay que añadir la interpretación restrictiva de los principios cooperativos que hacen tanto la ley nacional como las autonómicas: por ejemplo, la limitación a las operaciones con terceros.

*Un modelo alternativo

Desde los poderes públicos no se puede  cambiar la idiosincrasia de los agricultores españoles. Pero sí se puede promover la sanción de leyes cooperativas que no supongan en sí mismas una traba a la financiación cooperativa.

Sin desviarse un ápice de los principios cooperativos  es posible la promulgación de leyes cooperativas tanto a nivel autonómico como nacional que mejoren la capacidad de financiación de las cooperativas. El modelo propuesto por Joaquín Domingo Sanz, se fundamenta en que “las reservas no se repartirán a los socios durante la vida de la cooperativa, sino al final de la misma, protegiendo a la cooperativa durante la misma”.

Con este modelo el 100 % de las reservas son de los socios –actualmente una gran parte de las mismas revierte a la Administración con la disolución de la cooperativa-, siendo  a la vez de la cooperativa durante toda su vida.  Según este modelo,  el Capital Social se dividirá en: i) Capital Social con derecho a devolución: recuperable íntegramente en el momento de la baja (el equivalente al que hay en la actualidad) y ii) Capital fijo con derecho a ser cedido, irrecuperable por el socio salvo al final de la vida de la cooperativa o a través del traspaso a un tercero (nuevo socio) con el consentimiento de la cooperativa (equivalente a las acciones de la Sociedad Anónima). El Capital Social fijo se nutrirá del Capital Social con derecho a devolución (10 % cada año; en 10 años se habrá hecho fijo) . Este capital pasará al Fondo de Educación si hay abandono y no se cediese a un tercero.

Con este sistema el valor de la participación social unitaria estará relacionado con la marcha de la empresa. Si la empresa funciona revertirá en sus socios pagándose mejores precios por su trabajo, siendo a la vez atractiva la participación en la cooperativa debido a la plusvalía que pueda generar la cesión de participaciones. Asimismo, las reservas harán que crezca el valor teórico de las aportaciones, lo que redundará en el beneficio del socio en el momento de su jubilación mediante la venta de su participación.

Este modelo supone un acercamiento del modelo de financiación cooperativa al modelo de financiación de la Sociedad Anónima. Sin embargo, puede observarse cómo este acercamiento no supone la transgresión de los principios cooperativos. Los tres principales permanecen intactos: i) un hombre, un voto,  ii) participación económica de los asociados y iii) los superávits pertenecen a los socios. La protección del resto de principios cooperativos dependerá del desarrollo estatutario propio de cada cooperativa.

La Sociedad Cooperativa surgió para generar riqueza (capital) restableciendo el vínculo entre trabajo y capital. Sin embargo, su búsqueda de distanciamiento con respecto a la Sociedad Anónima, la hizo deslizarse hasta presupuestos jurídicos antieconómicos. La Sociedad Cooperativa  olvidó durante su desarrollo legislativo y social  que surgió para generar riqueza de un modo diferente, centrándose, por el contrario, en ser diferente sin generar riqueza. El Estado Capitalista usó las sartenes para dar sartenazos. El cooperativismo pese a surgir para usar las sartenes en la cocina, acabó usándolas de florero. Huyendo de un fantasma, se convirtió en otro.

Algunas cooperativas españolas se han desarrollado gracias a fuertes motivaciones extraeconómicas (Mondragón, COVAP, Los Pastoreros, etc.), ajenas o incluso sobreponiéndose a la legislación cooperativa. Pero estos casos son la excepción (3 %). Es necesaria una legislación que promueva, en lugar de la integración como valor supremo, mejorar la capacidad de financiación de las cooperativas españolas protegiendo su capital social y  catalizando el cambio en la política de reparto de reservas voluntarias, tal y  como propone el modelo expuesto.

*De los apuntes de la asignatura “Gestión de Cooperativas Agrarias” (2009),  Joaquín Domingo Sanz (ETSIAM de Córdoba).

post

El cooperativismo agrario español o cómo huyendo de un fantasma puedes convertirte en otro (I)

La cooperativa como restauración del vínculo entre capital y trabajo.

El capital, junto con la tierra y el trabajo,  es uno de los tres factores económicos que participan en la generación de la riqueza. Capital es cualquier herramienta o instrumento, cualquier reserva o provisión cuyo fin no es la producción de riqueza para el consumo inmediato. Una sartén, por ejemplo, es capital.

Si sorprende que los hombres vayan a la guerra por un concepto,  mucho más lo hace que lo hagan por un concepto que designa a una cotidiana e inofensiva sartén.  La sorpresa se atenúa  si caemos en la cuenta de que el capital, como la sartén, puede usarse tanto para producir riqueza como para dar sartenazos .

En efecto, si entendiéramos por capitalismo aquella sociedad en la que se da o no se impide el capital (la provisión de riqueza), tendríamos que afirmar que toda sociedad es capitalista desde que existe como tal. Sin embargo, cuando hablamos del Estado Capitalista, según la ya clásica definición de Belloc, nos estamos refiriendo a algo que no hace referencia simple y llanamente al concepto de capital sino a una situación económica en la que i) los ciudadanos son políticamente libres (pueden usar o no sus propiedades y trabajo), pero ii) también están divididos en capitalistas y proletarios en tales proporciones que el Estado como conjunto no está caracterizado por la institución de la propiedad privada entre sus ciudadanos libres, sino por la restricción de la propiedad privada a un estrato minoritario.

Este desequilibrio en la distribución de la propiedad privada, propia del Estado Capitalista o burgués, generó  las tensiones políticas y sociales por todos conocidas de ciertos países europeos durante la segunda mitad del s. XIX, y que se extendieron posteriormente a todo el mundo. Muchas de las reacciones a este desequilibrio han sido violentas,  como su causa; tanto en la acepción física como en la social del término violencia. Físicamente violentos fueron la Revolución bolchevique y el nazismo. Socialmente violento para con sus comunidades ha sido el intervencionismo estatal de los Estados occidentales de posguerra. Una de las escasas respuestas intrahistóricas o reformistas al Estado Capitalista fue el movimiento cooperativo.

Robert Owen

Robert Owen

Frente a la Sociedad Anónima, persona jurídica paradigmática del Estado Capitalista, ideólogos como  Robert Owen,  dieron forma a la persona jurídica y a la figura empresarial de la Sociedad Cooperativa.  La ruptura del vínculo tradicional entre capital y trabajo que trajo el Estado Capitalista cristalizó en la Sociedad Anónima, es decir, en la sociedad sin nombres. Los propietarios por un lado, los trabajadores por otro. Anónimos los unos, anónimos los otros. Con la Cooperativa se buscaba restaurar el vínculo económico entre trabajo y capital del antiguo artesanado dentro de la nueva lógica económica.

Y en España, ¿qué?

El fenómeno del movimiento cooperativo prendió en aquellos países en los que primero se dio la proletarización de las masas, es decir, en aquellos lugares donde el capitalismo y la Revolución Industrial antes habían hecho acto de presencia. Su introducción en España fue lenta y defectuosa. Donde primero arraigó fue en los ambientes industrializados de España (País Vasco, Cataluña y Valencia) de mano de los movimientos anarcosindicalistas. En el resto de la muy agraria España lo hizo de la mano de la Iglesia Católica, alentada por la encíclica Rerum Novarum, de León XIII (Puentes Poyatos, R., 2008). Muchas veces se achaca al carácter individualista español la mala implantación del cooperativismo en los ambientes agrarios. Sin embargo, parece natural que su arraigo fuera más fecundo en mentes abonadas por la lógica de la economía moderna, es decir, en ambientes industrializados y fuertemente politizados, que en ambientes rurales.

El sociólogo alemán Max Webber da cuenta de causas más profundas en su “El espíritu del capitalismo y la ética protestante” (1905). Webber relaciona directamente el éxito del capitalismo y su lógica del progreso económico con el protestantismo. El protestantismo, en contraposición al catolicismo, atribuye el progreso económico a la bendición divina (Calvino), y exalta la vida en el mundo frente a la vida monástica (Lutero).

 Otras causas, que puede que sean objeto de futuras entradas, entroncan con la situación del campesinado español antes y después de las sucesivas desamortizaciones, así como la asimetría de sus consecuencias entre el norte y el sur peninsular.

*Sean unos u otros los motivos de la defectuosa implantación y desarrollo del movimiento cooperativo en España, éste se caracteriza por su fortísima atomización con respecto al cooperativismo de los países del norte de Europa. El  cooperativismo agrario español puede categorizarse en tres grupos.

El primero integra al 80 % de las cooperativas agrarias españolas. Su principal característica es su política de márgenes brutos, según la cual el pago definitivo al socio se hace después de saber cuál ha sido el beneficio de la cooperativa, igualando beneficios a costes por medio del precio pagado a los socios por su actividad. Esta política cortoplacista impide la financiación de la empresa a cambio de un mejor precio inmediato para los socios y una reducción del pago de impuestos (beneficio nulo). Este tipo de cooperativas suelen ser de funcionamiento estacional (almazaras) con muy escasos recursos humanos fijos (normalmente un solo empleado). La dependencia de la financiación pública es muy alta.

El segundo agrupa a un 3 % de las cooperativas agrarias españolas. En ellas el precio del producto pasa a un segundo plano debido a que los socios obtienen múltiples ventajas económicas del resto de actividades. Gracias a ello son capaces de autofinanciarse vía reservas voluntarias. El socio realiza toda su actividad económica con la cooperativa (compra de productos en general, materias primas, créditos, ahorros, etc.). Este tipo de cooperativas suelen ser ejes económicos de sus comarcas. Son capaces de de llegar al consumidor final y de generar una fuerte identificación del socio con la cooperativa.

El 17 % restante de las cooperativas se encuentran en los eslabones intermedios entre las dos categorías anteriores. En otros países europeos los porcentajes respectivos entre categorías están mucho más equilibrados para un  número de cooperativas mucho menor. España, por ejemplo, tiene prácticamente el mismo número de cooperativas que Francia (20.050 vs 22.517) para un número de socios inferior a los 7 millones frente a los más de 26 millones de socios en Francia. Estas diferencias son más acusadas cuanto más septentrionales son los países con los que nos comparamos.  Entre las primeras 35 cooperativas europeas por volumen de negocio sólo se encuentran dos españolas y ninguna es agraria, frente a las, por ejemplo, 10 francesas y 4 holandesas, entre las que sí hay representantes agrarios (Quintana Cocolina, C., 2016).

Con este retrato del cooperativismo español podemos preguntarnos, ¿cumplen la mayoría de cooperativas españolas con su principal objeto, a saber, la vinculación del trabajo y el capital para la generación de riqueza?  Para que se de esta vinculación, las cooperativas deberían preocuparse por el mantenimiento de ambos términos del binomio, es decir, deberían ser entes que se preocuparan por, al menos, conservar su capital.  En su lugar hemos visto que el 80 % de las cooperativas españolas se encuentra en un proceso de descapitalización continua debido a su dificultad a la hora de captar financiación.

La ausencia de identificación entre el socio y su cooperativa es el síntoma más evidente de la ineficacia de la mayor parte de las cooperativas españolas en cumplir con su fin. Pareciera, en definitiva, que una mayoría de cooperativas hubieran nacido como entes públicos – en el mal sentido de la palabra público, es decir, sin propietarios-, con los que nadie se identifica.

¿Cómo ha devenido un movimiento cuyo objeto era huir del fantasma del anonimato de la Sociedad Anónima  en algo tan fantasmagórico y anónimo como ella? ¿Tienen alguna responsabilidad los Poderes Públicos? De ser así, ¿pueden hacer algo al respecto?

La respuesta, en la próxima entrada.

Bibliografía no enlazada en el texto

*De los apuntes de la asignatura “Gestión de Cooperativas Agrarias” (2009), Joaquín Domingo Sanz (ETSIAM de Córdoba).

Puentes Poyatos, R.: (2008) “Las cooperativas de segundo grado como forma de integración: especial referencia al efecto impositivo”, Edición electrónica gratuita.

Quintana Cocolina, C. (2016). “The power of cooperation. Cooperatives Europe key figures 2015”. Cooperatives Europe.

post

Calidad dual

Se ha denomidado “calidad dual” al suceso de que, bajo una misma marca, mismo precio y nombre comercial, el producto que se vende (un pastelito, una tarrina o un refresco) presente distinta composición dependiendo de que dicho producto se destine a un mercado o a otro. Un mismo refresco vendido en Alemania está endulzado con sacarosa, por ejemplo y ese mismo producto contiene edulcorantes artificiales en el país vecino.

La cuestión de la percepción de la calidad dual de los productos, principalmente los productos alimenticios, apareció en los países de Europa central y oriental (especialmente Checo-Eslovaquia y Hungría), países que están cerca de los mercados de Alemania y Austria y los consumidores  tienen fácil la posibilidad de comparación (también en Bélgica es posible porque al parecer es un mercado “de pruebas” para los productos que se venden en el continente).   Esta cuestión surgió inicialmente después de la ampliación de 2004, pero como las diferencias persisten el asunto “ha renacido”. En el Parlamento Europeo los diputados están, en este momento,  proponiendo preguntas a la Comisión.

1024px-Reunión_con_Vicepresidenta_de_la_Comisión_Europea_y_Alta_Representante_para_la_Política_Exterior_y_de_Seguridad_de_la_UE_(6856

Edificio Berlaymont, de la Comisión Europea

Los ministros de agricultura de algunos países, como Hungría han hecho declaraciones argumentando que  consideran inadmisible “que algunas compañías consideren a las personas del centro y este de Europa  como ciudadanos de segunda clase y éstos tienen el derecho a adquirir productos de la misma calidad” . Éstos han solicitado a las instituciones europeas que impulsen la adopción de una regulación al respecto.

Entre las instituciones europeas, el tema es muy discutido, ya que, al ser un asunto horizontal no está claro en quién debe recaer la responsabilidad. En asuntos de mercado interior, el comisario de  “GROW” puede tener una competencia parcial por las cuestiones relacionadas con la unidad de mercado, el comisario de “SANTE”  sobre seguridad de los alimentos (pero en realidad los alimentos son seguros, independientemente  de su composición) y la comisaria de justicia “JUST” en el ámbito de consumidores (un trato justo e igualitario). En este momento, en la Comisión Europea  hay un consenso entre comisarios para que JUST lo lidere. Sin embargo, sólo se puede decir, desde las competencias que actualmente tiene esta comisaria, que, desde el punto de vista de la  legislación del consumidor, todo está bien.

La cuestión ha continuado apareciendo y ahora la Comisión Europea siente que realmente necesita hacer algo. Mientras que GROW y SANTE siguen siendo reticentes, ya que legalmente no hay mucho que hacer, la presión política sigue siendo importante. El 6 de marzo, el tema se debatió también en el ámbito del Consejo de Agricultura y Pesca, aunque no es un tema únicamente relacionado con la composición de los alimentos, ya que también otros productos, como es el caso de detergentes vendidos con famosas marcas comerciales, tienen distinta composición, por ejemplo en España.

Después de que los estudios que se han llevado a cabo han confirmado que existen diferencias importantes de composición y calidad entre los productos de la misma marca y con el mismo embalaje y mismo precio, en el Parlamento Europeo varios parlamentarios han levantado la voz sobre si es aceptable jurídicamente que se utilice la misma marca comercial para ofrecer a los consumidores productos de diferente calidad en su composición básica, induciéndoles a error.

La estrategia, por ahora, es hacer conocedor al consumidor de lo que está pasando para que tenga la capacidad de elegir y comparar, ya que la cuestión de impulsar una iniciativa legislativa  no es tarea fácil. En cualquier caso, puede ser un nuevo reto para nosotros, los agrónomos, que hemos sido promotores en el ámbito alimentario de una calidad diferencia e independiente de los criterios sanitarios básicos, lo cual someto a vuestra reflexión.

Mónica Martínez Castañeda.

European Commission

Cabinet of Commissioner Věra Jourová

Justice, Consumers and Gender Equality

post

Estibadores vs Agrónomos

El diario “La Razón” publicó el 14 de marzo la carta “Estibadores vs Veterinarios” de D. José Luis Gardón. Agradecemos su interés y esfuerzo por hacer visibles a los funcionarios destinados en puertos que dependen funcionalmente del MAPAMA.

Por su aplicabilidad a los ingenieros agrónomos del Estado destinados como inspectores de sanidad vegetal en puertos, la reproducimos a continuación. 

Sustitúyase veterinario por agrónomo, añádase la imposibilidad de éstos últimos de participar en los concursos de personal y téngase en cuenta el creciente volumen de mercancías vegetales que se importan y exportan por nuestros puertos (algunos como el de Algeciras, por ejemplo, sencillamente colapsaría con sólo medio día de huelga de sus inspectores de sanidad vegetal).

“Estibadores vs Veterinarios”

El conflicto de los estibadores choca con la postura de los veterinarios funcionarios destinados en los puertos españoles. Los veterinarios destinados en los puertos españoles llevan años siendo despreciados por los sucesivos gobiernos. Ni una sola de sus reivindicaciones – carrera profesional, conciliación familiar, complementos, jornadas laborales- ha sido atendida. La cualificación de los veterinarios destinados en los puestos de inspección fronterizos es superior que la de los estibadores. Sin embargo, los veterinarios están peor pagados y considerados. Los estibadores tienen pluses de jornada, de penosidad, de toxicidad y peligrosidad. Pues bien, todos esos pluses son perfectamente aplicables a los veterinarios, que siguen sirviendo en los puertos sin amenazas de huelga. Parar los puertos es algo muy grave, y los veterinarios funcionarios dan un gran ejemplo, pese a que los sucesivos gobiernos ni tan siquiera contestan a sus cartas.

José Luis Gardón. 14/03/2017.

post

La tecnología (II). Unamuno y el progreso.


Continuación del anterior

Suele esgrimirse en contra D. Miguel de Unamuno, la conocida frase “¡Qué inventen ellos!”, de su ensayo “El Pórtico del Templo” (1906). Con ella el insigne vasco abogaba por el abandono español de cualquier preocupación tecnológica. Por lo general se considera expresión de los prejuicios hispánicos hacia el progreso tecnológico y por tanto causa y eslogan del atraso tecnológico de nuestro país y de toda Latinoamérica. Su defensores tratan de justificarla acudiendo a la descontextualización de la frase. Pero nada más lejos de la realidad. Esta posición, antiprogresista, fue mantenida por Unamuno con mayor firmeza a medida que avanzaba su carrera. Comienza a atisbarse en obras tan conocidas como  en “Amor y pedagogía” (1906) y termina cristalizando en su “Del sentimiento trágico de la vida” (1913).

800px-Miguel_de_Unamuno_Meurisse_1925

Don Miguel de Unamuno, 1925

En este fragmento del ensayo breve “Mecanópolis” (1913), en el que describe un futuro dominado por las máquinas, podemos apreciarla claramente: “Y desde entonces he concebido un verdadero odio a eso que llamamos progreso, y hasta cultura, y ando buscando un rincón donde encuentre un semejante, un hombre como yo, que llore y ría como yo río y lloro, y donde no haya una sola máquina y fluyan los días con la dulce mansedumbre cristalina de un arroyo perdido en un bosque virgen”.

Pero Unamuno no siempre pensó así. Fue cuajando este pensamiento a partir de una posición claramente positivista. Hasta 1906, Unamuno era un declarado y entusiasta socialista científico, seguidor de las teorías de Compte y Spencer, llegando a afirmar que “el socialismo científico era pura y simplemente la verdadera religión de la humanidad”. ¿Qué ocurrió para que diera tan drástico giro? ¿En qué se basaba su odio hacia progreso tecnológico?

La clave la encontramos en su conocido concepto de intrahistoria.  Unamuno no odiaba el progreso por el progreso. Unamuno se dio cuenta del vacío que encerraba un progreso planificado desde fuera, el progreso alienador. Pasó de una fase en la que estimaba el progreso técnico por sí mismo a otra en la que estimaba que “el progreso social ha de alcanzarse conforme a las condiciones de la tradición viva, de la intrahistoria de un pueblo; de lo contrario, con una fórmula científica y universal, tan sólo se logrará anular a ese pueblo“.

Cada época y cada sociedad tienen sus grandes retos o tareas comunes. Si tuviéramos que elegir la de nuestro tiempo, la del siglo XX y XXI,  casi sin lugar a dudas, sería la tarea común del desarrollo tecnológico. Sin embargo, en el trabajador de a pie -y no nos referimos solamente a los obreros manuales- este gran reto no genera entusiasmo, sino pesadumbre. La pesadumbre del paro para los que no tienen empleo, la pesadumbre de la repetitividad y el aburrimiento para los que lo tienen. ¿Cómo se ha llegado a tal desapego? La falsa ley de la eficiencia ha relegado la dignidad inherente al trabajo humano, considerándolo como un lastre, llegando a sentir el trabajador sobre sus hombros el peso de su propio estorbo.

Si no consideráramos el trabajo como un lastre, si invirtiéramos la espiral y valoráramos el trabajo como lo que es, es decir, como el medio que tiene el hombre de alcanzar su dignidad mediante la participación en la tarea común de una sociedad, la sustitución indiscriminada del trabajo humano por trabajo mecánico no tendría ningún sentido, porque ¿por qué ha de hacer una máquina lo que me proporciona dignidad y felicidad?

Es tristemente lógico que el empresario se encuentre imbuido en esta lógica de la automatización indiscriminada con el fin de disminuir costes, pero, ¿no nos escandaliza que el mismo trabajador esté poco a poco aceptando la inexorabilidad de la automatización, resignándose a aceptar un salario sólo por existir sin participar de ningún modo en la tarea común? ¿no es éste el concepto de renta básica? Esto creará una sociedad de alienados, de personas desconectadas de cualquier preocupación común. La Revolución Industrial creó la clase del proletariado; la Revolución Tecnológica creará una nueva clase, la de los descartados,  que tendrán que ser mantenidos por la clase dominante, la de los supervisores y los creativos, como dice Hawkins, mediante ese subsidio que eufemísticamente llaman renta básica.

La responsabilidad de los ingenieros en todo este proceso, sobre todo desde la Revolución Industrial, es considerable; para bien y para mal. Asumiendo las responsabilidades de su posición profesional, en este momento histórico, la tarea del ingeniero es la de contribuir en la medida de sus posibilidades a la reconducción del desarrollo tecnológico hacia una tecnología connatural al hombre. Una tecnología que ayude al hombre en su trabajo, pero que no lo sustituya. Una tecnología que no anule la creatividad,  ni la dignidad de su esfuerzo, sino que lo embellezca y realce. Una tecnología que ensalce al trabajador y su trabajo.

En la era de las aplicaciones móviles, las redes sociales y la electrónica de bajo coste, las pequeñas intervenciones que ayuden al trabajador desde dentro, introduciéndose en su intrahistoria y no anulándola, son cada vez más factibles. Los ingenieros no tenemos excusas para caer en la espiral de la eficiencia, dejando de participar en el desarrollo de una tecnología servicial, intrahistórica y artesanal que plante cara a la automatización indiscriminada.

post

La tecnología (I). La Revolución tecnológica y la ley de la eficiencia.

Durante la II guerra púnica, la independiente ciudad griega de Siracusa se alió con los cartagineses ante la amenaza de la conquista romana. Fue heroica su resistencia durante meses al ejército romano. Pero lo que nos importa no es el hecho de su resistencia sino cómo se llevó a cabo. Siracusa contaba entre sus ciudadanos con el científico e ingeniero Arquímedes. Según las crónicas de Polibio, la intervención de Arquímedes fue clave en la resistencia frente a Roma. Se cuentan entre sus ingenios bélicos, gigantescos lanzadores de piedra de doble brazo que arrojaban proyectiles de enorme peso a larguísimas distancias, aparatos capaces de dejar caer sobre los barcos del enemigo enormes cantos rodados y vigas, garras de hierro con la que hundía barcos de gran tonelaje, o los míticos espejos ustorios que podían prender fuego a los barcos concentrando la luz solar a larguísimas distancias. Sus aplicaciones técnicas tuvieron tanto éxito, que la victoria final de los romanos llegó gracias a un engaño, no siendo capaces de conseguirla mediante el enfrentamiento directo. El relato de las maravillas de que fue capaz Arquímedes es todavía hoy en gran parte incomprensible, moviéndose entre lo histórico y lo legendario. Su logros son aún objeto de estudio y discusión.

Sitio de Siracusa

Sitio de Siracusa

Nos interesa este relato por la significación de su anomalía. Las crónicas sobre aplicaciones técnicas de tal calibre son muy escasas en el mundo antiguo. Pero aún más sorprendente es su ausencia en el caso de una sociedad con tan avanzados conocimientos científicos como la griega.

Para algunos autores, si la ciencia griega no produjo muchas aplicaciones técnicas no fue por incapacidad, sino porque los científicos griegos no las querían. Por un lado temían las consecuencias de su uso por tiranos y conquistadores. Por otro, su ejercicio científico formaba parte de corrientes esotéricas reservadas sólo para algunos iniciados. Esto explicaría que los secretos de las invenciones de Arquímedes siguieran siendo una incógnita durante siglos, habiéndolos puesto en práctica él mismo, única y exclusivamente para defender su patria sin revelar sus misterios.

Con la conquista romana del mundo conocido, las grandes obras de ingeniería se extendieron, pero el genuino saber griego pareció enmudecer. Corrió el riesgo de perderse con la caída del Imperio Romano, salvándose durante la Edad Media  gracias al movimiento monástico y a las escuelas de pensamiento árabes. No obstante, este periodo no fue de latencia, sino de metamorfosis. La ciencia griega resurgida en Europa ya no era la misma. Si el motor de los científicos griegos era el conocimiento por sí mismo, en el desarrollo de la ciencia europea, tal y como acabó demostrando la revolución industrial, lo era la promesa de poder transformar la realidad. Mientras que la ciencia griega era esotérica, la ciencia surgida de la Edad Media resultó democrática y universal. La desaparición de las fronteras entre ciencia y tecnología, entre sabios e ignorantes, entre conocimiento y poder trajo la Modernidad.

Esta mutación llegó a su madurez con la Revolución Industrial. Antes de la misma los obreros estaban sometidos a la necesidad natural, después pasaron a estarlo de la necesidad mecánica, de manera que la tecnología pasó a cumplir el papel de la naturaleza. Si antes el esfuerzo era para vivir, ahora lo era para ser eficientes. Pareciera que con la Revolución industrial la humanidad entera se hubiera ajustado a una nueva ley natural que obligara al hombre a ser cada vez más y más eficiente, a hacer cada vez más con menos.

Científicos y pensadores anuncian que estamos en los albores de una nueva revolución tecnológica, seguramente de más profundas consecuencias que la Revolución Industrial. Recientemente, en “The Guardian” Stephen Hawkins profetizaba que el aumento de la automatización y el ascenso de la Inteligencia Artificial va a acabar con los empleos de la clase media, manteniéndose sólo, y en número escaso, los empleos creativos y de supervisión. Paralelamente las voces que demandan una renta básica van en aumento. “Es inevitable. Es progreso”, afirma el conocido científico.

Pero, ¿realmente es inevitable este “progreso”? ¿verdaderamente es necesaria la eficiencia?

En un entramado científico-técnico sano deberían poder distinguirse claramente el papel de las ciencias puras y de la tecnología. Entendemos por ciencias puras aquellas que no someten su inteligencia nada más que el deseo de conocer la verdad. Incluimos todas las vías de conocimiento de la verdad posibles, tanto las de las ciencias humanas como las de las ciencias naturales. La tecnología, en cambio, debe poner su inteligencia al servicio de la consecución de un objetivo concreto preestablecido, usando los conocimientos adquiridos por las ciencias puras.

En nuestro actual sistema científico-tecnológico los papeles se han invertido. Las ciencias puras  se encuentran sometidas a las posibles aplicaciones que de ellas se consigan, habiendo quedado relegadas a la irrelevancia algunas de ellas, como las ciencias humanas, de las que ningún fruto tangible puede obtenerse. Entre las que se supone que son ciencias puras, no existe la búsqueda absoluta y libre de la verdad, sino que invirtiéndose la escala, son los científicos los que se someten a las necesidades de los tecnólogos.

La vocación de la tecnología, en cambio, es la transformación de la realidad. Esta noble vocación, al perder su carácter instrumental, se ha convertido en tirana de todo el sistema, alimentándolo con la mentira de la eficiencia. La tecnología, sólo desde un enfoque de servicio tiene sentido. Su encumbramiento a la categoría que los griegos le daban a las ciencias puras, nos hace servidores de ella, enloqueciendo el sistema. 

No existe ninguna ley que nos obligue a ser más eficientes, más productivos o a estar más ocupados. No existe ninguna razón que nos obligue a avanzar en la eficiencia, si llegamos a la conclusión de que ésta puede dañarnos. Como decía Chesterton, la eficiencia, la velocidad y la productividad pueden ser grandiosas; pero no hay ninguna razón para que nos dirijamos hacia una grandiosidad que puede acabar con nosotros.

post

Incorporada la nueva promoción de Ingenieros Agrónomos del Estado

El pasado 23 de febrero, en la sede principal del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y en un acto presidido por la Ministra, se entregaron los títulos de funcionarios de carrera a los miembros de la nueva promoción de Ingenieros Agrónomos del Estado correspondiente a la Oferta de Empleo Público 2015.

El acto coincidió con la publicación de su nombramiento en el BOE en ese mismo día.

Esta nueva promoción tiene 37 nuevos Ingenieros Agrónomos del Estado que se incorporan a sus distintos destinos, repartidos por la geografía española, y que corresponden a puestos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a puestos en Áreas Funcionales de Agricultura en Delegaciones del Gobierno (fundamentalmente puntos de inspección en frontera) o a puestos en Gerencias Territoriales del Catastro. 

Les deseamos mucha suerte, desarrollo profesional y provechosa carrera administrativa.

 

post

La Política Agrícola Común, ¿una política incoherente o paradójica?

“ La vida real está compuesta de tensiones producidas por la incompatibilidad de opuestos, cada una  de las cuales es necesaria. Del mismo modo que la vida carecería de sentido sin la muerte, la agricultura carecería de sentido sin la industria.[…]. La vida humana civilizada demanda el equilibrio de los dos principios, pero este equilibrio es ineluctablemente destruido cuando no apreciamos la esencial diferencia que hay entre agricultura e industria –una diferencia tan grande como la diferencia entre la vida y la muerte- e intentamos tratar a la agricultura simplemente como otra industria”.

E. F. Schumacher.

Recientemente, ciertos diarios digitales se hacían eco del informe titulado “Acaparamiento y concentración de tierras en Europa”, elaborado por la organización Transnational Institute (TNI). En él sus autores acusan a la Política Agrícola Común (PAC) de la concentración de tierras ocurrida durante las últimas décadas en la Unión Europea (UE).

No es necesario recurrir a informes no oficiales para constatar dicha tendencia. Herramientas estadísticas propias de la UE como la Encuesta de la Estructura de las Explotaciones Agrarias, regulada por el Reglamento (CE) 1166/2008, dan cuenta de dicha transformación. Por ejemplo, el número de explotaciones en nuestro país pasó de 2,28 millones en 1989, antes de la Reforma Mc Sharry, a 0,99 millones en 2009. El número de explotaciones agrícolas ha continuado reduciéndose en un 2,5% de 2009 a 2013. La superficie media por explotación  han ido aumentando paralelamente. Esta tendencia se repite en el resto de países de la UE.

La Comisión no oculta estos resultados y puede que dichas acusaciones no las considere como tales. En efecto, la aspiración de la aplicación de los principios de las economías de escala a la agricultura – lo cual pasa necesariamente por la reducción de la población activa agraria y el consecuente aumento de la superficie media – se encuentra en la PAC desde 1968. El Dr. Sicco Mansholt, vicepresidente de la Comisión y responsable de agricultura por aquella época,  una vez atravesado el periodo de postguerra en el que el abastecimiento de alimentos a precios razonables era el principal objetivo, propuso un plan conocido por su nombre en el que se buscaba la asimilación económica de la agricultura al resto de sectores industriales mediante la reducción de la población activa agraria en 5 millones de agricultores para 1980. Aunque finalmente dicho plan no se materializó debido a la reticencia de las organizaciones agrarias y ciertos Estados Miembros -los únicos favorables, y no por completo, eran los del Benelux-,  sus objetivos se han ido precipitando por el peso de la realidad mundial, frente a la cual la PAC pareciera que se ha ido dejando moldear a la vez que adoptaba las demandas de los Estados Miembros y las organizaciones agrarias mediante el mantenimiento de un cada vez más exiguo y complejo statu quo.

Sicco Mansholt (1967)

Sicco Mansholt (1967)

Puede ser objeto de duda que la complejidad de la PAC se deba a esta aparente complacencia tanto con los de fuera como con los de dentro. No cabe duda, en cambio, sobre la convivencia en la PAC de distintas sensibilidades sobre lo que la agricultura europea debería ser. Desde sus inicios, las aspiraciones opuestas a la tendencia economicista  iniciada por Mansholt también se fueron incorporando a la PAC. Sus tesis pueden considerarse herederas de las del economista alemán E.F. Schumacher, que ya por la década de los 70 criticaba el plan Mansholt anticipando la desaparición de la Europa rural, con sus tradiciones y paisajes, así como la degradación de los suelos y el medio ambiente en general, si finalmente la por entonces Comunidad Económica Europea optaba por una agricultura abierta e industrial.

Sorprendentemente fueron aquellas medidas del Plan Mansholt incorporadas, tras su fracaso inicial, en las llamadas políticas socioestructurales -jubilación anticipada, formación de jóvenes del ámbito rural para el acceso a empleos no agrarios o la transformación de tierras de cultivo en lugares de esparcimiento para la población urbana-, las que allanaron el camino presupuestario a la aplicación de medidas totalmente opuestas en sus fines. Mientras que aquellas buscaban la reducción de la población activa agraria, o si se prefiere facilitaban el éxodo rural, éstas perseguían la fijación de la población activa agraria oponiéndose al éxodo rural. El mayor exponente de este segundo grupo de medidas lo encontramos en el segundo Pilar de la PAC. Nos referimos a medidas tales como las de primera incorporación de jóvenes agricultores, modernización de explotaciones, promoción de canales cortos de comercialización, agroambiente y clima  -antiguas agroambientales-, etc. Fuera del ámbito presupuestario del FEADER también encontramos medidas cuyo fin es la fijación de la población rural mediante el apoyo a sectores menos competitivos, como por ejemplo las antiguas ayudas del artículo 69 y 68 de los Reglamentos 1782/2003 y 73/2009 respectivamente, sustituidas en el actual marco normativo por los pagos directos a sectores con dificultades especiales del RD 1075/2014.

Como consecuencia de la convivencia de estos dos principios antagónicos en la PAC, muchas veces da la impresión -sobre todo entre los agricultores y los gestores de las ayudas-  de que se usan recursos económicos en sentidos completamente opuestos, llegando a malograr unas medidas lo que otras intentan. Detengámonos, por ejemplo, en las ayudas a la primera incorporación de jóvenes agricultores. Estas ayudas están pensadas para nutrir al sector agrícola con profesionales externos al mismo, invirtiendo o al menos suavizando el trasvase de recursos humanos del sector agrario a otros sectores. De ser la orientación del nuevo agricultor extensiva, estará condicionada a la propiedad o arrendamiento de una superficie considerable de tierra; de ser intensiva lo estará a una inversión elevada en bienes de equipo, material vegetal o animales. Con una PAC como la actual, con los agricultores plenamente insertados en el mercado mundial, y con un importe máximo de 70.000 € de subvención,  parece razonable esperar que sólo los solicitantes que cuenten con el respaldo de una familia con tradición agrícola -tierras en propiedad, por ejemplo-, podrán dar cierta permanencia a su incorporación. En el idílico caso de que un joven agricultor que no cuente con este respaldo, productor de cualquier “commodity”, como son la inmensa mayoría, lograra tener éxito y arraigara en su profesión con estos mimbres, nunca dejaría de ser un pequeñísimo agricultor, cuando el grueso de la PAC –con su continua desvinculación de la producción-, y la Organización Común de Mercados –con su desprotección de los cultivos europeos frente a las importaciones- priman la competición vía costes con explotaciones comerciales de superficie media como las brasileñas de 92 ha en el sur o de 897 ha en el centro/oeste de este país. 

Lo mismo ocurre con otras medidas como las de promoción de canales cortos de comercialización, incluidas en el nuevo marco normativo de Desarrollo Rural inaugurado por el Reglamento 1305/2013. Este tipo de medidas apoyan sistemas de comercialización en los que no participe más de un intermediario para promover el comercio de alimentos de cercanía, cuando al mismo tiempo la Unión Europea mantiene su política de negociación de acuerdos comerciales con otros países desarrollados interesados en suavizar las trabas que encuentran sus distribuidoras transnacionales de alimentos en la Unión Europea.

Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural en Bruselas

Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural en Bruselas

Las preguntas surgen inmediatamente: ¿No estaremos desparramando con una mano lo que recogemos con la otra? ¿Estamos despilfarrando recursos? ¿Para qué nadar contracorriente con tan pobres recursos cuando podríamos emplear todos nuestro recursos en  nadar a favor de la corriente, al mismo ritmo de nuestros competidores? ¿Qué sentido tiene el mantenimiento de una PAC bifronte?

Desde luego, lo fácil sería optar por una vía u otra, es decir, por la liberalización total de la agricultura y su consecuente industrialización, o por una autarquía europea que se cerrara a la influencia internacional, aferrándose a su identidad. Sin embargo, observados independientemente, ambos principios contienen verdades. Por un lado, es totalmente cierto que la agricultura es más que un sector industrial, es la forma que tiene el hombre de relacionarse con su medio, no sólo desde el punto de vista medioambiental. De alguna manera, una importante parte de la identidad europea se encuentra en sus campos y sus gentes. Todos, incluso los más alejados del medio rural, tienen un origen rural. Por otro lado, en un mundo cada vez más abierto e interdependiente, la autarquía parece irrealizable, obligándonos a ser competitivos. Asimismo el cierre de nuestras fronteras, cuando dependemos del exterior en tantísimos otros recursos como la energía o las materias primas no agrarias parece cuanto menos egoísta.  Nos encontramos pues ante dos ideas ciertas y contrapuestas al mismo tiempo. Y un par de ideas ciertas y contrapuestas pueden conformar una incoherencia o una paradoja.

La paradoja es una figura retórica que llama la atención sobre una idea mediante un par de aparentes contradicciones. En el ámbito de la filosofía, hay autores que dan un paso más, reconociéndola como el medio para acceder a una verdad superior, en la que se contienen ambas ideas opuestas manteniendo la tensión, es decir, sin caer en el eclecticismo o incoherencia:

“La contradicción, como ya Platón sabía, es el único instrumento del pensamiento que se eleva. Pero hay un uso legitimo y un uso ilegitimo de la contradicción. El uso ilegitimo consiste en combinar afirmaciones incompatibles como si fueran compatibles. El uso legítimo consiste, cuando dos verdades incompatibles se imponen a la inteligencia humana en reconocerlas como tales y convertirlas por así decirlo en los dos brazos de una pinza, un instrumento para entrar directamente en contacto con el dominio de la verdad transcendente inaccesible a nuestra inteligencia.”

S. Weil.

Esta teoría filosófica ha sido adaptada por los teóricos de las organizaciones para afirmar que las sociedades –entendiendo sociedad en un sentido amplio: civilizaciones, países, empresas, organigramas, jerarquías, etc.-  que permanecen son aquellas que son capaces de gestionar sus propias paradojas.

Llegados a este punto estamos en condiciones de preguntarnos si esta PAC dual, la de las economías de escala y los pequeños agricultores, sigue un esquema paradójico o incoherente.

Según veíamos, han de cumplirse dos criterios para que exista paradoja, a saber, el mantenimiento de un equilibrio tenso entre ambas contradicciones y el vislumbre de un paradigma superior. Se esté dando o no de facto una paradoja en el caso de la PAC –esto dependerá de la gestión que hagamos como Unión Europea de este par de ideas contrapuestas- parece que podría darse. Sin ser totalmente conscientes, los europeos estamos eligiendo reforma tras reforma, por medio o a pesar del statu quo una solución al problema de la agricultura europea que no provendrá de la aplicación de una política liberalizadora ni proteccionista.

La verdad superior a la que nos lleva la paradoja de la PAC es que, siendo cierto que los europeos consideramos valiosa la conservación de la relación tradicional del hombre con la naturaleza y consigo mismo a través de la agricultura, no queremos que ésta provenga de medidas coercitivas, sino de las decisiones responsables de los agricultores y los consumidores. Con la liberalización, los europeos aspiramos a una protección responsable. Queremos un mercado libre y a la vez responsable. Un mercado dirigido por las manos visibles de los García y no por la mano invisible de Smith.

La paradoja nos empuja a superar el pesimismo de Mansholt y el de sus detractores valiéndose de ellos mismos: el pesimismo que no espera del consumidor que se mueva por criterios que vayan más allá de los económicos y el pesimismo que considera a los consumidores irresponsables por naturaleza y por tanto incapaces de conservar su propia identidad sin la protección del Estado. Vemos cómo en el fondo,  la concepción de los liberalizadores –en el sentido economicista- y de los proteccionistas –en el sentido economicista también- es la misma: la de un hombre irresponsable.

No sabemos si finalmente la política europea será capaz de dar con la piedra angular que equilibre estas dos tensiones permitiéndola elevarse más allá de sí misma. Lo que sí sabemos es que  poco a poco estamos situando nuestra  identidad ante el peligroso abismo de nuestra propia responsabilidad. No obstante, que una senda sea peligrosa no implica que no merezca el riesgo de ser transitada.