post

San Jorge, los olivares, y el Dragón.

Imagínese un monstruo del tamaño de un elefante africano, con unas fauces de tal dimensión que pueda engullir un árbol de un solo trago. Tan grande es su boca, que todo él es boca. Sus dientes no forman una sola línea, sino que cubren toda la profundidad de su garganta.  Cuando avanza, sus rugidos pueden oírse a kilómetros a de distancia. Pero no sólo es feroz brutalidad. De los árboles sólo codicia sus frutos, siendo capaz de extraerlos con gran habilidad gracias a la movilidad de sus dientes, expeliendo el árbol prácticamente intacto por aquella parte donde la espalda pierde su casto nombre. Ahora, deje de imaginar. Porque esta bestia mitológica, que pareciera sacada de un bestiario medieval,  no sólo está en su imaginación. Se está extendiendo por los campos españoles y sus jinetes la hacen llamar cosechadora cabalgante.

En los años 60, la mecanización integral, completamente desarrollada en los cultivos herbáceos, acababa de nacer en forma de vibradores de troncos entre los cultivos leñosos. No fue hasta principios del presente siglo cuando las máquinas recolectoras de aceituna de almazara y almendra alcanzaron su edad adulta en forma de cosechadoras cabalgantes. Las tipo vendimiadora se usaron por primera vez en la cosecha de uva de vinificación en espaldera, pasando más tarde a emplearse en plantaciones de otros cultivos leñosos, como el olivar y el almendro,  adaptados a su funcionamiento mediante la formación en seto. Las tipo Colossus, parece que para ganarse su titánico nombre, crecieron para poder cabalgar olivos de mucho mayor porte.

Cosechadora de café, muy similar a las cosechadoras cabalgantes de olivar y almendro.

Cosechadora cabalgante.

No hace falta acudir a las estadísticas para constatar su multiplicación. Basta con levantar la mirada cuando nos trasladamos en tren o por carretera fuera de las ciudades de la mitad sur peninsular. Por donde pasan las cosechadoras cabalgantes las plantaciones de olivar y almendro de gran porte y amplios marcos de plantación dejan paso a líneas paralelas y apretadas de frondosos setos; y  las zonas que tradicionalmente se vestían del cambiante color de los cereales comienzan a vestirse de un permanente manto verde azulado.

Pero hay bastiones que se resisten a su avance. El olivar tradicional no mecanizable, aquel con pendientes superiores al 20% no permite la reconversión al nuevo sistema de cultivo y es que a tan altas pendientes las cosechadoras cabalgantes pierden su estabilidad. Nos referimos a la no desdeñable superficie de 575.000 ha de olivar de sierra, un 22 % de la superficie total de olivar en España. La consecuencia es que para un mismo aceite, existen dos sistemas productivos radicalmente diferenciados. Y es que la recolección supone en el olivar tradicional el 50% de sus costes.

En la gráfica podemos apreciar la influencia de la mecanización en los costes de producción del olivar. Para un precio medio en origen del aceite de oliva virgen extra entre 2001 y 2014 de 2,27 €/kg, vemos cómo mientras que los costes de producción del olivar intensivo y en seto dejan espacio a un margen de beneficio, lo hacen a las pérdidas en el olivar tradicional no mecanizable. La pregunta es inmediata: ¿Cómo subsiste este tipo de olivareros con tales pérdidas? Lo hacen complementando sus rentas con las ayudas directas de la Política Agrícola Común, las ayudas provenientes de los Programas de Desarrollo Rural autonómicos y, en regiones como Andalucía y Extremadura, asistidos por el Plan de Fomento del Empleo Agrario (PFEA).

costes_aemo

Elaboración propia a partir de datos de la Asociación Española de Municipios Olivareros (AEMO).

El futuro de las comarcas de olivar en pendiente es cuanto menos incierto, pues parece económicamente lógico que progrese esta tendencia, y la mejor prueba es que, pese al mantenimiento de la superficie de olivar en los últimos años, la producción no ha dejado de aumentar debido al cambio productivo. Cada vez hay más olivareros menos sensibles a las oscilaciones de precios debido a la drástica disminución de sus costes, pero queda un reducto de olivareros cada vez con menor capacidad de reacción. En los últimos años, gracias a que el aumento de la producción ha sido paralelo al aumento de las exportaciones, el precio del aceite de oliva se ha mantenido. Pero parece claro quiénes serán los primeros en abandonar el mercado del aceite de oliva en caso de cualquier depresión de los precios.

En la era de la Revolución Tecnológica, la de los robots e Internet, cuando ya parecía que la revolución de la mecanización del campo había quedado atrás, puede que estemos asistiendo a uno de los últimos estertores del éxodo rural iniciado en los años 60. Muchos pueblos de comarcas predominantemente olivareras en zonas de alta pendiente de Andalucía están amenazados. Y la solución no parece que pase por el incremento del apoyo a la renta por parte de la Administración. La intervención de la Administración puede que sirva de amortiguador de una caída inevitable o de catalizador de una salvación inesperada; ya que ninguna ayuda es tal si no tiene entre sus objetivos su propio final y entre sus asunciones la de su propia subsidiariedad.

Una solución podría ser la aceptación del abandono de estas comarcas: la Administración podría promover el adehesamiento de estas regiones, amortiguando el negativo efecto que tal abandono de la actividad supondría para sus habitantes por medio de ayudas a la reforestación. Una solución intermedia podría pasar por la promoción de la calidad diferenciada, asociada al consumo responsable, al consumo de productos elaborados de manera tradicional y al turismo rural que pudiera surgir relacionado con dichas iniciativas. Al menos, que se salven unos pocos.

Pero toda historia que no quiera caer en la resignación ha de seguir el esquema de los grandes relatos épicos.

La grandeza de los héroes es una reconstrucción posterior; en sus orígenes el héroe es pequeño, irrelevante. Es el encanto de la poesía del pequeño que vence al gigante el que se repite en todos ellos.  San Jorge es un héroe por el mismo motivo que todos los héroes lo son. El pequeño Jorge, sorprendentemente, sale vencedor frente a la arrolladora, ciega e inexorable voluntad del gigantesco monstruo. Sin embargo, hay una nota distintiva en su historia. En una de las tradiciones más antiguas de la leyenda de San Jorge y el Dragón, el santo no mata al Dragón. Lo guarda cautivo en una cueva y lo rocía con agua bendita. Es decir, convierte al monstruo, lo purifica. Invierte la jerarquía: en lugar del hombre esclavizado por el miedo a la fuerza ciega, es la fuerza la que se pone al servicio de la luz del hombre.

Imagínese ahora un nuevo San Jorge; un Jorge de nuestros días, que desde su pequeñez, busca domeñar a la bestia conocida en todo el Reino por Cosechadora Cabalgante. Acabar con ella es imposible, pues él es insignificante y su enemigo es sólo es la punta de lanza de una horda mucho mayor llamada Mecanización, madre de la actual Automatización; pero convertirla, con agua bendita o sin ella, quizás sea posible. El San Jorge de nuestros días, como el de aquella versión de la leyenda, sabe que la bestia sólo es destructora cuando se despliega desbocada. Pero si consiguiera poner al ciego monstruo al servicio de los hombres…

Este héroe medieval  no sólo vive en nuestra imaginación, donde debe seguir viviendo; también lo hace en iniciativas con nombres tan poco heroicos como el de MECAOLIVAR, auspiciados por entes tan poco épicos como la Administración. Desde ciertos grupos de investigación, en colaboración con empresas y agricultores,  tratan de invertir la jerarquía, poniendo la máquina al servicio del hombre en lugar del hombre al servicio de la máquina; y lo hacen de una manera tan aparentemente insignificante como es adaptando el nuevo enfoque de las cosechadoras integrales a los olivares más tradicionales.

Parece ser, después de todo y pese a las apariencias, que la nuestra sigue siendo época de dragones.

 

post

Ganadería desvinculada.

De cazadores a ganaderos, de ganaderos a industriales, y de industriales a técnicos de laboratorio.

Dentro del modelo alimentario europeo, la regulación sobre nuevos alimentos no es baladí. A modo de correa de transmisión, el Reglamento de Nuevos Alimentos  –R(UE) 2015/2283–  concilia el principio de precaución, fundamento del modelo alimentario europeo,  con su vocación innovadora. Sin olvidar la prioridad de la defensa de los derechos de los consumidores, promueve la innovación mediante la agilización en la tramitación de nuevos alimentos, así como actualizando su articulado a los más recientes avances científicos e industriales.

De esta manera, viene a ser una previsión de la Unión Europea sobre el futuro abanico de alimentos ofertados en el mercado único.  De entre los nuevos alimentos considerados por el Reglamento en sus definiciones destaca el tejido de origen animal cultivado. Un filete cultivado en laboratorio procede de células miosatélite. Estas células tienen la función de reparar daños musculares formando fibras mediante su multiplicación. Pueden ser extraídas de los animales sin producirles daño alguno. La reproducción del proceso que llevarían a cabo estas células en su organismo de procedencia en una placa petri da lugar a los miotubos, que, con el sustrato y la disposición adecuada, pueden formar un filete comestible.

Cultivo de células animales en una placa Petri.

Cultivo de células animales en una placa Petri.

Este nuevo alimento tendría que hacerse hueco en el a priori  consolidado mercado cárnico europeo, y por extensión en el occidental. Uno de los indicadores del desarrollo económico -hasta este punto el consumo de carne se ha convertido en un rasgo característico de las economías desarrolladas y en desarrollo-  es el consumo per cápita de carne y su composición (50 kg/persona y año en España, el doble de lo indicado por la llamada dieta mediterránea, y 65 kg/persona y año en la UE). La bondad de este indicador reside en que una alta producción y consumo de carne implica un sistema ganadero industrializado, abastecedor de una población urbanita en crecimiento. Este fenómeno típicamente occidental, que facilitó y está facilitando el acceso a proteína de calidad a un mayor número de personas, se ha exportado a los países en vías de desarrollo. La FAO estima que la producción de piensos tendrá que aumentar un 70 % para poder alimentar a un mundo que para 2050 tendrá que duplicar su producción cárnica.

Sin embargo, el sistema de producción cárnica industrializado se está viendo amenazado por su propio éxito en aquellos países donde primero arraigó. La Comisión prevé, por primera vez en la historia de la UE, un descenso no puntual del consumo cárnico en la próxima década. La sobreabundante consecución de sus objetivos ha redundado en el surgimiento de problemas impensables en un sistema de producción preindustrial. Hablamos de la difícil y aún no resuelta gestión de sus residuos, la emisión de metano, la creciente superficie cultivada orientada a la alimentación animal, los desequilibrios nutricionales en la alimentación humana, la dependencia de la importación de proteína vegetal y sobre todo la cosificación de los animales, reflejada en el aumento de la preocupación por el bienestar animal. Todos estos problemas, en opinión de Mark Post, investigador de la Universidad de Maastrich, y uno de los artífices de esta carne de laboratorio que está en vías de disminución de sus costes de producción para lanzarse al gran mercado, se desvanecerían sustituyendo el consumo de carne natural por carne sintética.

Granja de pollos en Florida.

Granja de pollos en Florida.

Termine encontrando o no su nicho en el selecto mercado comunitario tan prometeica creación, la aparentemente anecdótica aparición de la carne de síntesis, como ocurre con la de otras fuentes alternativas de proteína como los insectos,  no atiende una veleidad, sino que indica una tendencia y responde a una causa muy concreta y es la búsqueda seria de alternativas al elevado consumo de proteínas de origen animal y sus consecuencias.

No obstante, nos preguntamos si es una buena solución aquella que aborda el problema huyendo hacia adelante y no en  sus causas. Si los problemas del mercado cárnico derivan de la industrialización de su producción, la solución integral del problema no puede venir de una industrialización aún mayor -no hay ambiente más artificial y por tanto más industrial que un laboratorio-. La industrialización de la producción cárnica conllevó la ruptura de infinidad de vínculos: el vínculo entre el consumidor y el productor -rurales versus urbanitas-, el vínculo entre el animal y la naturaleza -producción intensiva en detrimento de la producción extensiva-, el vínculo entre el consumidor y el animal -consumidores desconectados y desconocedores de la realidad rural y sus procesos naturales- , el vínculo entre la ganadería y la agricultura -ruptura de la economía circular que aprovechaba los restos de cosecha para la alimentación animal, y los residuos animales para el abonado en agricultura-, etc. La aparente solución de estos problemas propuesta por la síntesis de carne en laboratorio supondría paradójicamente la culminación de los mismos, y su consecuencia sería la desvinculación absoluta ¿Es ésta la solución que deseamos los europeos? ¿Cuál es la alternativa?

post

Buscando la aguja en el pajar o qué hacer cuando no se encuentra sastre para la aguja: un caso de gestión del riesgo medioambiental.

Todo trabajo de inspección es minucioso y repetitivo. El colectivo objeto de los Inspectores de Hacienda  es el de una gran mayoría de agentes económicos que cumplen con sus obligaciones fiscales. El de los Inspectores de Ayudas de Superficie de la Política Agrícola Común es el de una gran mayoría de agricultores que declaran las superficies que realmente cultivan. El objetivo del inspector es pues evitar los falsos negativos, es decir, evitar que esos pocos que se salen del comportamiento deseado y mayoritario pasen por uno más entre tantos. El objetivo del inspector es buscar la aguja en el pajar.

A ello habría que añadir una componente de tensión en el caso de los  Inspectores de Sanidad Vegetal en frontera. Ciertamente, su trabajo es el de un equilibrista. Por un lado, no pueden permitirse una alta tasa de falsos positivos (interceptaciones de organismos que finalmente no son de cuarentena) pues estarían obstaculizando el comercio de mercancías de origen vegetal.  Por otro lado, un falso negativo (la entrada de un organismo de cuarentena) podría ser fatal. Aún vivimos las consecuencias de la dispersión en nuestro país de plagas como la del Picudo Rojo o la Polilla del Tomate.

En ciertas circunstancias, sin embargo, el equilibrista y buscador de agujas ha de dejar paso al domador de leones y al encantador de serpientes. El pasado mes de abril el Servicio de Sanidad Vegetal del Puesto de Inspección Fronterizo del puerto de Bilbao se encontró con más de 200 m3 de maderas de estiba abandonadas. Estaban gravemente infestadas por escarabajos de la madera: todo un riesgo medioambiental, más aún dado el enclave del puerto, una zona eminentemente forestal. Las maderas habían sido abandonadas tras la descarga de un buque, procedente de Ucrania, cargado de acero laminado. La madera, pese a presentar sellos acreditativos del tratamiento térmico pertinente, estaba minada de larvas y adultos de coleópteros Cantharidos y de otros géneros, todos ellos de especies no reguladas.

De James Lindsey at Ecology of Commanster, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1671918

De James Lindsey at Ecology of Commanster, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1671918

La gestión del riesgo se encontró con un vacío de responsabilidad. Al tratarse de madera que acompañaba a una mercancía, no podía ser considerada mercancía y por tanto carecía de propietario. Las compañías de seguros entraron en discusiones legales por la falta de claridad de las legislaciones aplicables. Finalmente, de entre todos los agentes implicados (cargador, concesionario de la zona de descarga, importador del acero, naviera, etc.) fue el agente de aduanas el que asumió los costes.  Transcurrieron cinco meses hasta encontrar sastre para la aguja. Durante este tiempo, el Servicio de Sanidad vegetal llevó a cabo un control preventivo consistente en la fumigación preliminar para evitar la expansión de los insectos, fumigación bajo lona con fosfuro de aluminio, aislamiento y vigilancia de la zona.  Finalmente, la madera se retiró e incineró, único modo de acabar con las larvas de las galerías más profundas.

Consecuencia de esta intervención se ha establecido una instrucción aduanera a nivel cantábrico que requiere la inspección fitosanitaria de la madera de estiba previa a la descarga de la mercancía. Ya ha dado sus primeros frutos: se ha impedido la descarga de dos barcos más del mismo cargador ucraniano en el mismo estado en otros puertos. 

Mientras tanto, los inspectores de Sanidad Vegetal en frontera siguen buscando la aguja en el pajar.

Noticia publicada en el Correo

post

24 de noviembre: Celebrada la Asamblea General Ordinaria de la Asociación correspondiente a 2016

El pasado jueves 24 de noviembre ha tenido lugar, en el Salón de Actos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, la celebración de la Asamblea General Ordinaria de ANIADE correspondiente al presente año 2016.

El encuentro contó con la presencia de más de 50 asociados y, a lo largo de la reunión, se expusieron las principales actividades realizadas durante 2016, se informó y se aprobaron las cuentas del presente año y se proclamó como candidato electo a la vocalía vacante de la Junta Directiva a D. Ángel Martín Gil.

Finalmente, y tras las propuestas de actividades para 2017 y una serie de preguntas y ruegos, la Asamblea finalizó con una copa de vino español.

post

El cultivo del arroz en España: de cultivo heroico a cultivo altamente tecnificado.

La historia está jalonada de grandes batallas, pero no todas las grandes batallas se libran en campos de batalla, ni todas las armas son armas blancas o de fuego.  

En campos como los de la Albufera, el Delta del Ebro y las Marismas del Guadalquivir, familias de agricultores armadas con aperos de labranza batallaron contra enemigos sin rostro, contra la naturaleza, contra sí mismos. Tuvieron que domeñar a la naturaleza más inhóspita, manifestada en forma de paludismo, aislamiento, crecidas del mar, fango y salinidad extrema; todo ello para implantar el benéfico cultivo del arroz, para procurarse un porvenir.

Antes del desarrollo de la maquinaria agrícola, la implantación y mantenimiento del cultivo del arroz contó con las única fuerzas humana y animal. Las siembras se realizaban por trasplante, planta a planta, debido a que la proliferación de insectos y malas hierbas en el agua no renovada por los deficientes sistemas de drenaje, entorpecían la nascencia. El control de malas hierbas y la siega también se hacía manualmente como en otros cereales, empleando  gran cantidad de mano de obra, con la agravante del fango, el bochorno, los insectos y el paludismo o malaria que transmitían.

La cuna de este singular cultivo en España es la Albufera valenciana. Se atribuye su introducción a los árabes. Desde la Edad Media, su cultivo siempre estuvo restringido por ser consideradas las aguas estancadas foco de enfermedades. Durante el s. XIX se produjo su expansión sobre los fundamentos asentados durante el siglo XVIII por José Antonio Cabanilles. El botánico valenciano, anticipándose al concepto de desarrollo sostenible, condicionó su cultivo a la renovación de las aguas de riego, al distanciamiento de los núcleos de población y a la siembra en tierras que no fueran aptas para otros cultivos. En el mismo siglo el arroz apareció para no volver a desaparecer en el Delta del Ebro  de la mano de familias valencianas.

Más al sur, y también acompañado por agricultores valencianos, su implantación en las marismas del Guadalquivir fracasó a principios del siglo pasado para arraigar definitivamente, tras un lapso de casi dos décadas de abandono. Actualmente es el mayor arrozal de Europa. Paralelamente, y también dentro del marco de la política de colonización, su cultivo fue extendiéndose poco a poco por Extremadura.

Tractor trabajando en la Albufera. Fuente: Wikipedia.

Tractor trabajando en la Albufera valenciana. Fuente: Wikipedia.

Fue durante este periodo, sobre todo a partir de la década de los 60, cuando el heroico cultivo del arroz fue paulatinamente pasando a ser un cultivo completamente mecanizado. El trasplante planta por planta fue sustituido por la siembra directa mediante avionetas, el arranque manual de malas hierbas por la aplicación de fitosanitarios también desde el aire, la siega manual y la trilla por cosechadoras específicamente adaptadas al fango, los antiguos sistemas de riego heredados de los árabes por modernos sistemas de riego a demanda con drenaje individualizado, las traíllas tiradas por animales por niveladoras láser.

Hoy día se siembran en España más de 100.000 ha con un valor de producción estimado de más de 250 millones de euros (Cuentas Económicas de la Agricultura, enero 2016). En la Unión Europea, se cultivan algo más de 400.000 ha. Con una producción de unos 3 millones de toneladas Italia es el primer productor, con un 50% de la superficie total, seguido de España con un 25% de la misma y con el 30% de la producción. Y lo que es más importante, en las comarcas arroceras, pese al inevitable descenso de demanda de mano de obra asociado a la mecanización, el antaño heroico cultivo del arroz sigue erigiéndose como  la principal actividad económica.

post

La Gran Muralla Verde Africana.

Sahel significa en árabe costa u orilla; fin del mar de arena del Sáhara y comienzo de las verdes sabanas del sur. Cubre una extensa franja de territorio que va de las aguas del Atlántico en Senegal hasta las aguas del Mar Rojo en Eritrea.

Esta sabana seca es particularmente propensa a largos periodos de sequía. Normalmente años sucesivos de bajas precipitaciones suceden a años de precipitaciones por encima de la media. Sin embargo, desde finales de los 60, el Sahel ha sufrido muchos más periodos de severas sequías que periodos húmedos (L. J. Schmidt. 2001. From the dust bowl to the Sahel. Earth Observatory, NASA).

Las sequías obligan periódicamente al desplazamiento de la agricultura de secano a las zonas boscosas, arbustivas y de pastizales reduciendo la cantidad de forraje disponible para el ganado trashumante. Los pastores trashumantes, a su vez, haciendo todo lo posible por salvar a sus animales durante este período, aumentan el ramoneo de árboles ya débiles, causando la muerte de muchos de ellos. La desaparición de los árboles elimina el efecto cortavientos, aumentando la erosión eólica. De este modo, el siguiente periodo de sequías es mucho más dañino para los árboles supervivientes. Otras prácticas culturales, como el desbroce, trastornan los ciclos de naturales de fertilización del suelo, produciéndose carencias de nutrientes, que si no se sustituyen con fertilizantes orgánicos o químicos, provocan la dismininución de los rendimientos agrícolas. (Gorse, J. La desertificación en la zona sudanosaheliana del Africa occidental. Depósito de documentos de la FAO). Se calcula que se pierden 1712 M ha de bosque al año.

La presión sobre los recursos naturales aumenta en paralelo al crecimiento de la demanda de alimentos. Se entrelazan por tanto causas naturales y antrópicas en el avance del Sahara hacia el sur; avance con consecuencias medioambientales que ponen en riesgo las posibilidades de desarrollo de las comunidades del Sahel que se ven abocadas al éxodo rural, en países con especial incidencia del extremismo islámico.

En respuesta a este desafío, la Unión Africana con el apoyo de múltiples organizaciones como la FAO, el Banco Mundial o la UE, anunció en 2007 la plantación de la Gran Muralla Verde del Sáhara y el Sahel con el objetivo de revertir la desertificación. La finalización de este pasillo de árboles de 15 km de ancho y 7775 km de largo, uno de los mayores proyectos medioambientales de la historia  está prevista en dos décadas.

Hasta el momento 3,746,777 árboles han comenzado a frenar los embates del desierto (https://info.ecosia.org/what).

Recomendamos el video de presentación oficial del proyecto:

http://www.greatgreenwall.org/#growing-a-world-wonder

Otros enlaces:

http://blogs.20minutos.es/goldman-sachs-is-not-an-after-shave/2016/10/13/la-gran-muralla-verde-de-africa-para-detener-el-Sahara/

http://www.abc.es/internacional/20130104/abci-acnur-agua-sael-201301032034.html

http://www.fao.org/docrep/r5265s/r5265s02.htm

http://earthobservatory.nasa.gov/Features/DustBowl/

https://en.wikipedia.org/wiki/Great_Green_Wall

post

La Ingeniería Agronómica, presente en el Comité Internacional de Academias de Ingeniería y Tecnología

El ingeniero agrónomo D. Elías Fereres, catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Córdoba, presidirá el Comité Internacional de Academias de Ingeniería y Tecnología.

Durante la presidencia inglesa los esfuerzos se dirigieron definir el papel de la ingeniería en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU.  Durante el turno español el foco de atención se dirigirá hacia la diversidad y la ética en la Ingeniería.

En palabras del presidente de la Real Academia de Ingeniería, en una entrevista concedida al confidencial.com, los desequilibrios son distintos según los países. En los países de nuestro entorno, por ejemplo, existe un gran desequilibrio en cuanto sexo debido a la falta de información sobre la ingeniería en colegios e institutos; desequilibrio menos marcado, sin embargo, en las ingenierías verdes. Otros desequilibrios, como el étnico, impide la representación de ciertos grupos en otros lugares.

La pregunta sobre la ética subyace a toda acción humana. No queda exenta la Ingeniería Agronómica. Fereres destacó entre los desafíos actuales fundamentales que afronta nuestra sociedad, en los cuales la cuestión ética está agudamente presente, el debate sobre los transgénicos, la producción ecológica, o la reducción del desperdicio alimentario. Como telón de fondo se encuentra el reto de alimentar a una población creciente con unos recursos limitados. Y ahí, sentencia el catedrático, “las únicas soluciones son más ingeniería, más ciencia y más investigación”.

En relación al declive en el número de estudiantes de Ingeniería desde 2011 en España, anima a aquellos que se estén planteando qué camino profesional seguir, señalando la demanda de ingenieros en el extranjero  y la importancia de la Ingeniería para el desarrollo social.

La entrevista completa en el siguiente enlace:

http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2016-09-30/elias-fereres-presidente-real-academia-ingenieria_1268219/

Para más información sobre los retos que afronta la Ingeniería recomendamos la hemeroteca de la Real Academia de Ingeniería:

http://www.raing.es/es/videos/sesiones-de-la-rai

post

LA CONFERENCIA DE CORK 2.0: “UNA VIDA MEJOR EN LAS ZONAS RURALES”

A principios de este mes de septiembre se ha celebrado en Cork (Irlanda) la conferencia sobre desarrollo rural, “20 años después”.

Esta conferencia se ha celebrado 20 años después de la primera que hubo en esta misma ciudad, en la que se convirtió al desarrollo rural en el segundo pilar de la PAC.

Cork 2.0 European Conference on Rural Development Cork, Ireland. 5-6 September 2016

Cork 2.0 European Conference on Rural Development. Cork, Ireland. 5-6 September 2016

Hasta 1996, las medidas de desarrollo rural estaban constituidas por un conjunto de disposiciones que no constituían una política en sí misma, como las medidas de acompañamiento de la PAC y la iniciativa comunitaria LEADER. La primera conferencia de Cork, celebrada en el año 1996, promovida por el entonces comisario de agricultura, Franz Fischler supuso un empuje definitivo hacia un pilar propio, más allá de la política de estructuras agrarias.

En la Conferencia celebrada este mes, en la que ha habido más de 300 personas y entre las que se encontraban representantes de las administraciones públicas de los 28 Estados Miembros, la Comisión Europea, agentes económicos y sociales, Parlamento Europeo y otros representantes de la sociedad, se hizo una revisión de los nuevos retos surgidos a lo largo de estos 20 años y se debatió sobre  la manera de afrontarlos a través de una  política de desarrollo rural de futuro.

Este acto ha supuesto una reafirmación de la importancia de las zonas rurales y de la política de desarrollo rural, con un apoyo decidido por parte de todos los agentes implicados. Testigos y participantes de lujo han sido, tanto el comisario de agricultura y desarrollo rural actual (Phil Hogan), como el comisario de agricultura del año 1996 (Franz Fischler).

Un foro de reflexión que traerá sin duda cambios en el segundo pilar de la PAC en los  que los ingenieros agrónomos tendrán un importante papel que desempeñar como profesionales cualificados en esta materia.

Se puede encontrar la información completa sobre este evento en el siguiente enlace:

http://ec.europa.eu/agriculture/events/rural-development-2016_en.htm

post

LA EXPORTACION HORTOFRUTICOLA ESPAÑOLA. Un caso de superación permanente

La exportación de frutas y hortalizas en fresco ocupa desde hace muchos años el primer puesto del ránking de la exportación alimentaria española, a mucha distancia del resto de los sectores exportadores. Esto ha sido debido, en gran medida, al buen hacer de un sector muy dinámico que siempre ha tenido muy claro que su supervivencia y rentabilidad la tenía que buscar en el “mercado” y principalmente en el exterior.130926-verduras_tcm7-298619

Las cifras de exportación de este sector se han duplicado en el periodo 2001-2015, pasando en 15 años de 6200 millones de euros en 2001 a casi 12000 millones en 2015. Destaca la fuerte aceleración que ha habido desde el 2008 donde el valor era de 8000 millones.

Si se realiza un análisis de los principales productos, en hortalizas se alcanzó en 2015 la cifra de 4839 millones de euros, destacando el tomate con 962 millones, seguido del pimiento con 833 millones, la lechuga con 631 millones y el pepino con 475 millones. En frutas se alcanzó la cifra de 7063 millones de euros, destacando los cítricos con 3201 millones de euros, la fresa con 548 millones, las frutas de hueso (nectarina 448, melocotón 362), sandía con 300 millones y melón con 300 millones. Algunas frutas semi-140916-frutas_tcm7-344247_noticiatropicales están aumentando muy rápidamente como el aguacate con 192 millones y el caqui (variedad persimon) con 172 millones.

Esta información está ampliada en un interesante artículo elaborado por José Álvarez Ramos, Ingeniero Agrónomo miembro de ANIADE, en el último número de la revista “Distribución y Consumo” de MERCASA. Se puede acceder pinchando aquí.

post

Los Ingenieros Agrónomos, profesionales con atribuciones reconocidas en el medio ambiente

La Ingeniería Agronómica constituye el conjunto de ciencias aplicadas que engloba, de manera muy amplia, a los procesos de la producción agrícola y ganadera, y la transformación de productos agrícolas y alimentarios en general. Podemos por tanto afirmar que el Ingeniero Agrónomo es el principal especialista profesional en las ramas de producción agrícola y ganadera, en la industria agroalimentaria, en las infraestructuras rurales y en el marco de los medios de producción.1200px-Vista_verso_Sud_da_Padulle_di_Sala_Bolognese_-_panoramio

A partir de aquí, surgen las atribuciones profesionales como los ámbitos en los que podemos desarrollar la actividad, y que vienen definidos en la propia regulación profesional del Ingeniero Agrónomo. Estas atribuciones son muy amplias y reconocidas tanto en normativa reguladora como por distintas sentencias judiciales. Se pueden encontrar, de manera no exhaustiva, en el siguiente enlace: Atribuciones profesionales Ingeniero Agrónomo

Uno de los aspectos clave de nuestro ámbito profesional, reconocido en estas atribuciones, es el sector medioambiental. En efecto, son numerosos los Ingenieros Agrónomos que dedican su trabajo a aspectos medioambientales como la elaboración de planes técnicos, estudios de impacto ambiental, energías renovables, gestión de residuos o la gestión y medidas para prevención y adaptación al cambio climático.  Todos son ejemplos del desarrollo de la atribución en materia medioambiental, reconocida profesionalmente para el Ingeniero Agrónomo y reflejada literalmente en la propia Orden CIN 325/2009, refrendada asimismo en distintas sentencias judiciales, y ampliamente ejercida por compañeros profesionales en el ámbito privado.

Sin embargo, el ejercicio de tareas en el ámbito medioambiental está poco representado por los Ingenieros Agrónomos a nivel de la Administración Pública. Ello se debe a la concurrencia con otras profesiones que también tienen atribución profesional en estos ámbitos, como son los Ingenieros de Montes, Ingenieros Industriales, Ingenieros de Minas o Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, además de otros especialistas profesionales como Biólogos o Geólogos.NP_Rice_Emissions_contd3_(5716076896)

El ámbito medioambiental necesita de una multidisciplinariedad de profesiones, con atribución reconocida, que le permitan alcanzar la horizontalidad en sus actuaciones. Es preciso avisar y plantear la necesidad de Ingenieros Agrónomos en el ámbito público y medioambiental lo que, en colaboración con los otros colectivos mencionados, permitirán tener funcionarios profesionales de su sector.