post

La tecnología (II). Unamuno y el progreso.


Continuación del anterior

Suele esgrimirse en contra D. Miguel de Unamuno, la conocida frase “¡Qué inventen ellos!”, de su ensayo “El Pórtico del Templo” (1906). Con ella el insigne vasco abogaba por el abandono español de cualquier preocupación tecnológica. Por lo general se considera expresión de los prejuicios hispánicos hacia el progreso tecnológico y por tanto causa y eslogan del atraso tecnológico de nuestro país y de toda Latinoamérica. Su defensores tratan de justificarla acudiendo a la descontextualización de la frase. Pero nada más lejos de la realidad. Esta posición, antiprogresista, fue mantenida por Unamuno con mayor firmeza a medida que avanzaba su carrera. Comienza a atisbarse en obras tan conocidas como  en “Amor y pedagogía” (1906) y termina cristalizando en su “Del sentimiento trágico de la vida” (1913).

800px-Miguel_de_Unamuno_Meurisse_1925

Don Miguel de Unamuno, 1925

En este fragmento del ensayo breve “Mecanópolis” (1913), en el que describe un futuro dominado por las máquinas, podemos apreciarla claramente: “Y desde entonces he concebido un verdadero odio a eso que llamamos progreso, y hasta cultura, y ando buscando un rincón donde encuentre un semejante, un hombre como yo, que llore y ría como yo río y lloro, y donde no haya una sola máquina y fluyan los días con la dulce mansedumbre cristalina de un arroyo perdido en un bosque virgen”.

Pero Unamuno no siempre pensó así. Fue cuajando este pensamiento a partir de una posición claramente positivista. Hasta 1906, Unamuno era un declarado y entusiasta socialista científico, seguidor de las teorías de Compte y Spencer, llegando a afirmar que “el socialismo científico era pura y simplemente la verdadera religión de la humanidad”. ¿Qué ocurrió para que diera tan drástico giro? ¿En qué se basaba su odio hacia progreso tecnológico?

La clave la encontramos en su conocido concepto de intrahistoria.  Unamuno no odiaba el progreso por el progreso. Unamuno se dio cuenta del vacío que encerraba un progreso planificado desde fuera, el progreso alienador. Pasó de una fase en la que estimaba el progreso técnico por sí mismo a otra en la que estimaba que “el progreso social ha de alcanzarse conforme a las condiciones de la tradición viva, de la intrahistoria de un pueblo; de lo contrario, con una fórmula científica y universal, tan sólo se logrará anular a ese pueblo“.

Cada época y cada sociedad tienen sus grandes retos o tareas comunes. Si tuviéramos que elegir la de nuestro tiempo, la del siglo XX y XXI,  casi sin lugar a dudas, sería la tarea común del desarrollo tecnológico. Sin embargo, en el trabajador de a pie -y no nos referimos solamente a los obreros manuales- este gran reto no genera entusiasmo, sino pesadumbre. La pesadumbre del paro para los que no tienen empleo, la pesadumbre de la repetitividad y el aburrimiento para los que lo tienen. ¿Cómo se ha llegado a tal desapego? La falsa ley de la eficiencia ha relegado la dignidad inherente al trabajo humano, considerándolo como un lastre, llegando a sentir el trabajador sobre sus hombros el peso de su propio estorbo.

Si no consideráramos el trabajo como un lastre, si invirtiéramos la espiral y valoráramos el trabajo como lo que es, es decir, como el medio que tiene el hombre de alcanzar su dignidad mediante la participación en la tarea común de una sociedad, la sustitución indiscriminada del trabajo humano por trabajo mecánico no tendría ningún sentido, porque ¿por qué ha de hacer una máquina lo que me proporciona dignidad y felicidad?

Es tristemente lógico que el empresario se encuentre imbuido en esta lógica de la automatización indiscriminada con el fin de disminuir costes, pero, ¿no nos escandaliza que el mismo trabajador esté poco a poco aceptando la inexorabilidad de la automatización, resignándose a aceptar un salario sólo por existir sin participar de ningún modo en la tarea común? ¿no es éste el concepto de renta básica? Esto creará una sociedad de alienados, de personas desconectadas de cualquier preocupación común. La Revolución Industrial creó la clase del proletariado; la Revolución Tecnológica creará una nueva clase, la de los descartados,  que tendrán que ser mantenidos por la clase dominante, la de los supervisores y los creativos, como dice Hawkins, mediante ese subsidio que eufemísticamente llaman renta básica.

La responsabilidad de los ingenieros en todo este proceso, sobre todo desde la Revolución Industrial, es considerable; para bien y para mal. Asumiendo las responsabilidades de su posición profesional, en este momento histórico, la tarea del ingeniero es la de contribuir en la medida de sus posibilidades a la reconducción del desarrollo tecnológico hacia una tecnología connatural al hombre. Una tecnología que ayude al hombre en su trabajo, pero que no lo sustituya. Una tecnología que no anule la creatividad,  ni la dignidad de su esfuerzo, sino que lo embellezca y realce. Una tecnología que ensalce al trabajador y su trabajo.

En la era de las aplicaciones móviles, las redes sociales y la electrónica de bajo coste, las pequeñas intervenciones que ayuden al trabajador desde dentro, introduciéndose en su intrahistoria y no anulándola, son cada vez más factibles. Los ingenieros no tenemos excusas para caer en la espiral de la eficiencia, dejando de participar en el desarrollo de una tecnología servicial, intrahistórica y artesanal que plante cara a la automatización indiscriminada.