NO ES UN HÉROE QUIEN NO LLEGA A LA GRAN MURALLA

La República Popular de China ocupa hoy en día la primera posición mundial en proyección económica. Se trata de un mercado con 1.400 millones de consumidores con un poder adquisitivo creciente y un entorno financiero estable, rasgos que conciben el país como destino incuestionable para la exportación agroalimentaria1. Las dificultades en el entorno comercial representan la otra cara de la moneda. El estudio publicado por AMEC2 el pasado mes de octubre rebajaba al puesto 22 las oportunidades comerciales de China para las empresas españolas, asignándole el puesto 15 en el índice global, rango inferior al atribuido a otros países asiáticos como Corea, Vietnam o Malasia.

Leer más

Conectando con los indicadores que utiliza el informe de AMEC considero que son varias las razones que rebajan las oportunidades que, en principio, parece ofrecer el gran mercado chino. Además de la burocracia para operar, la política comercial de China es confusa, en este momento es una prioridad del Gobierno el fomentar por encima de todo, el consumo interno3. En los discursos de las autoridades centrales se ha recuperado el lema de los tiempos del emperador Qing, cuando cerró los puertos al comercio marítimo arguyendo “Nuestro reino celestial tiene de todo y en prolífera abundancia..”. Si bien China lleva, desde el mes de mayo, registrando aumentos de sus importaciones agroalimentarias por encima del 10% con respecto a cifras de 20194.

Por otra parte, las relaciones de China con España son muy buenas y en la práctica, el modelo crecimiento de China no permite, a medio plazo, disminuir el volumen de las importaciones de productos básicos, tal y como recoge el informe de la Cámara Europea de 2018. Este informe analiza el progreso de la reforma de China en los meses que siguieron al discurso del presidente Xi en Davos en 2017 y que evidenciaba la falta de productividad en sectores esenciales. Estas conclusiones son todavía válidas dos años después según un reciente informe del Banco Mundial5. La opción de no reasignar recursos de sectores con rendimiento tradicionalmente bajo, como la agricultura, se ha traducido en una caída constante de la productividad desde 2007. Aunque se han llevado a cabo importantes inversiones en este sector que han convertido a China en un exportador neto de granos (principalmente arroz), los cambios en las tendencias de consumo, debido a la urbanización de su población, han multiplicado las importaciones.  Se trata de una tendencia difícil de revertir a corto plazo y, por lo tanto, para China seguirá siendo necesario seguir importando productos agroalimentarios. A esta realidad se le suma el hecho de que el nuevo modelo de modernización agrícola es cada vez más dependiente de las importaciones, en particular de cultivos oleaginosos como la soja6.

 En la exportación agroalimentaria española a China destacan la carne de cerdo y sus productos. China es el mayor consumidor de carne de cerdo del mundo y, debido a la incidencia de la peste porcina en el año 2017, se ha convertido también en el principal importador de carne de esta especie a nivel global. Este mercado duplicó el pasado año el valor importado en 2018 hasta situarse en los 1.127,56 millones de euros, lo que nos coloca como el primer exportador de carne y subproductos de cerdo en China. España cuenta con un protocolo para exportar productos de porcino a China desde el año 2007, que se amplió en 2018 para permitir la inclusión de carne fresca y productos curados. Un mercado que, a corto plazo, seguirá ofreciendo oportunidades para las empresas españolas. El informe de la Cámara Europea7 predice un estancamiento de las exportaciones europeas por la recuperación de la cabaña porcina en este país. Sin embargo, la incidencia de la peste en otros países europeos, como Alemania, podría ofrecer la oportunidad a las empresas españolas de suplir esa demanda, que podría verse reducida, sin embargo, a partir de 2024. Actualmente España cuenta con 57 establecimientos autorizados a exportar. Es un gran logro haber alcanzado esta cifra, considerando la complejidad de la burocracia china: las recientes reformas legislativas del gobierno central se superponen entre ministerios y a las publicadas por los gobiernos regionales. El protocolo de Inspección, sanidad veterinaria y cuarentena firmado el 28 de noviembre de 2018 con España es un gran paso ya que en China no existe, hoy por hoy, una plataforma nacional, ni normativa y estándares unificados para el sistema de trazabilidad de seguridad alimentaria8. Entrar en China significa aplicar y “adivinar” las reglas chinas. Por una parte, el Gobierno Chino no reconoce los sistemas de gestión de seguridad alimentaria establecidos en otros países y, por otra, es preciso también gestionar los requisitos locales ante la falta de equidad y coherencia de la aplicación de la ley en todas las regiones.

En el año 2020, el Covid19 ha supuesto también un desafío adicional a las exportaciones de productos frescos congelados, el control de Covid que se está llevando a cabo en muestras, almacenes y manipuladores puede terminar en la revocación del registro de exportación de las empresas. Las reclamaciones que han puesto de manifiesto algunos operadoresapuntan la insuficiencia de garantías jurídicas del sistema y la falta de separación de responsabilidades dentro de la cadena de suministro en algunos casos. 不到 长城 非 好汉 ” Bú dào Chángchéng fēi hǎohàn, dice un famoso poema chino que Mao también utilizó en sus discursos: “quien no ha llegado a la muralla China no es un héroe”.

Otros productos frescos con oportunidades de crecimiento en la exportación a China son los lácteos y las frutas, ambos sectores presentan tendencias de consumo mayores a la capacidad interna de producción. El consumo de frutas en China que suponía un volumen de 197,9 millones de toneladas en 2018 se espera que supere los 225 millones de toneladas en 2021. El 85% de la fruta importada de China accede a través de Guangzhou (Cantón), principal puerto de entrada de fruta en el país. España es el 20º exportador de fruta a China. La entrada en vigor de los protocolos fitosanitarios para la exportación de cítricos (2007), de fruta de hueso (2016) y de uva de mesa (2018), se traducen en una importante oportunidad para los productores y exportadores españoles. Los desafíos en este sector son la estacionalidad y reconocimiento fitosanitario. Los importadores chinos buscan estabilidad de suministro además de seguridad alimentaria y los distribuidores de cítricos y otros cultivos estacionales deben complementar las entregas con partidas procedentes de Nueva Zelanda u otros países, que además cuentan con acuerdos preferenciales de comercio con China. Frente a la desventaja arancelaria, la competitividad de los productos españoles está en el nombre y en la calidad del producto.

También para los productos vegetales, China cuenta con sus propios criterios fitosanitarios. Varios informes apuntan la necesidad de incrementar la comunicación con la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) para apoyar el avance de la adhesión de China al Acuerdo Marco de esta organización sobre el campo de los plaguicidas y la necesidad de promover la compatibilidad entre los sistemas de prueba de registro de plaguicidas chinos e internacionales10.

alibaba

En relación a los productos con mayor valor añadido, el brote de COVID-19 ha tenido diversos impactos en la industria de agricultura, alimentos y bebidas en China. Aunque aumentó la demanda y las importaciones de alimentos en general11, en el año 2020 disminuyó el consumo de productos básicos no perecederos y, al mismo tiempo que los establecimientos minoristas tradicionales y la restauración sufría los bloqueos logísticos, las plataformas de comercio electrónico que ofrecían producto fresco se dispararon. Se produjo también una contracción de la demanda en sectores como el vino y los servicios de catering. Estos factores se traducen en que las empresas de la industria de alimentación y bebidas deberán ser más innovadoras, ajustando sus estrategias a canales más modernos.

Algunos productos españoles ya están ahí y para corroborarlo nada mejor que la prueba de la búsqueda con el nombre “España”西班牙 en Taobao 淘宝 (la plataforma del grupo Alibaba más popular en China12). Sin embargo, la representación de nuestros productos es, en mi opinión, todavía pequeña en un canal que supone el 20% de media de las compras del consumidor chino y en un porcentaje muy superior para el público objetivo de los productos españoles. Otro canal fundamental son las cadenas de supermercados: en este sector, antes de que se consolide el consumo habitual de algún producto, el consumidor de nivel medio-alto chino que busca algo nuevo y exclusivo y guiado por el criterio del “envase bonito” probará varios de ellos. Si alguno le gusta, puede convertirse en un “bestseller”. Esto es una gran oportunidad no exenta de esfuerzo, para ello habría que proporcionar diversidad de productos en relativamente poca cantidad, algo que demandan los distribuidores chinos de supermercados a la hora de introducir productos extranjeros, al mismo tiempo los canales digitales de venta obligan a tener un importante stock almacenado, con lo que acertar en el volumen de exportación no es tarea fácil.

Es una buena noticia que el 13 de noviembre de 2020, el Pleno del Parlamento Europeo haya respaldado el acuerdo alcanzado en materia de indicaciones geográficas con China. Cien indicaciones europeas, entre ellas denominaciones de origen como el queso manchego y varios aceites y vinos españoles, se verán beneficiadas de un acuerdo que podría entrar en vigor a partir de 2021. Este reconocimiento es, sin duda, un gran respaldo para productos como el vino español que, aunque conocidos en China, estaban sufriendo cierto estancamiento en las ventas. Como otros sectores, el del vino tampoco lo tiene fácil. En China es  costumbre el beber el vaso de licor de un trago: 干杯  “ganbei”. Esta forma de consumo es poco compatible con nuestro vino “ligero” que solo es consumido habitualmente por la clase media-alta educada. La diferenciación de determinados productos con un reconocimiento “chino” ayudará sin duda el acceso a ese perfil de consumidor que está creciendo en las grandes ciudades de este país. Además, algunos informes de mercado13 apuntaban que los vinos españoles podrían tener oportunidades de crecimiento en un umbral de precios medios superior al promedio español.

España es hoy en día el cuarto mayor proveedor de vino de China. He observado cómo, también en este mercado, la imagen es fundamental: la mayoría de mis conocidos chinos compran la botella por la vista.  Los vinos más conocidos además se enfrentan al problema de las falsificaciones. El reconocimiento y protección de las indicaciones geográficas ayudará a prevenir la falsificación y a mantener la calidad, a veces algo descuidada. Salvo excepciones, el consumidor chino no está educado en la cultura del vino y en algunos restaurantes famosos ofrecen vino joven de una cosecha de hace cinco años sin ningún rubor.

En uno de esos restaurantes de moda, con carta en inglés, situado en pleno Bund de Shanghái, cenaba una tarde con un grupo de amigos chinos. Con gran alegría descubrí que la carta recogía una buena relación de vinos españoles: David Wine, Ribera del Duero, Rioja, ¿has probado estos vinos? – Pregunté a mi amiga – “Probé el  大卫 (David), contesta, el nombre de los demás me resulta impronunciable. “No te preocupes, contesté, “hoy pido yo el vino y tú la salsa worcestershire”.

En Shanghái a 16 de noviembre de 2020.

Mónica Martínez Castañeda, Ingeniero Agrónomo.

 

(1) CAIXABANK Ficha País China.  Caixabank Research y BPI research (UEEF). 31/08/2018

(2) AMEC. Informe 2020. Disponible en: https://alimen21.com/ranking-de-mercados-2020-de-amec/

(3) EUROPEAN CHAMBER. Shanghái Executive Sumary. http: europeanchamber.com.cn.

(4) CSIS REPORT based on UN com trade.  https://chinapower.csis.org/trade-partner/

    INCA.  Blog del https://blog.iica.int/blog/aumentan-11-mayo-2020-las-importaciones-agroalimentarias-china-principalmente-desde-estados

(5) TWO EDITS BRAND, L Y OTROS. China’s productivity slowdown and future grow potential, Worl Bank, Policy Research Working Paper 9292, June 2020.

(6) Conclusiones basadas en las cifras de importación de piensos principamlmente de Estados Unidos a pesar de la guerra commercial. Fuente:  China trade data 2020.Disponible en: https://commodity.com/data/china/EUROPEAN CHAMBER..

(7) EUROPEAN CHAMBER. European Business in China. Position paper. 20/21. Agriculture Food and Beverage. Pag 150-151.

(8) EUROPEAN CHAMBER. (Op. Cit pg.152)

(9) EUROPEAN CHAMBER.(Op.cit. pg 155).

(10) EUROPEAN CHAMBER.(Op.cit. pg 156)

(11) Head of the Consumption Promotion Department of the Ministry of Commerce Discusses the Performance of China’s Consumer Market from January to April 2020, MOFCOM, 19th May 2020, viewed 8th June 2020, <htp://www.mofcom.gov.cn/article/ae/sjjd/202005/20200502966364.shtml>

(12) El 11 de noviembre. Las ventas realizadas por Alibaba el día del soltero superan desde el año 2017 al Black Friday Este año los gigantes chinos del comercio electrónico Alibaba y JD.com informaron un total de más de 55.000 millones de dólares (80.000 millones de dólares) en ventas. Fuente: https://www.abc.net.au/news/2019-11-11/singles-day-alibaba-china-shopping-trade-war-us/11691620

(13) Informe ICEX 2018. El comercio español en China. www.icex.es.

Share:

Share on twitter
Twitter

Hazte socio

Quieres formar parte de Aniade, solo tienes que descargarte el formulario siguiente para hacerte socio, rellenarlo y enviarlo por correo electrónico.